España la lucha de los mineros


 Los mineros del Bierzo van a la Huelga sin CCOO y UGT 

La Haine, 24 de agosto 2012

Mientras, en Asturies "las mujeres del carbón" se han concentrado en la Central Térmica de Soto de la Barca, para que el conflicto "no se olvide"
 

Bierzo

Los mineros que trabajan a cielo abierto en la localidad del Bierzo han ido ayer a la huelga para protestar contra el recorte de las ayudas del carbón que conducirá previsiblemente al cierre de la empresa. Sin el apoyo de los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, que pusieron fin a las huelgas mineras después de dos meses, estos trabajadores han decidido continuar con las reivindicaciones en el centro, Fabero-Sil, de la Unión Minera del Norte, propiedad del controvertido empresario leonés Victorino Alonso.

Según datos (de la empresa) de los 2.000 trabajadores convocados a la huelga han participado de forma voluntaria 165, lo que supone un seguimiento del 8,25 por ciento y de aquellos que no pudieron trabajar por la acción de los piquetes el número total de trabajadores asciende a 412, lo que supone un 20,6 por ciento.

Asturies

Mientras, en Asturias, las 'mujeres del carbón', mineras y familiares de mineros, se han concentrado este jueves ante la Central Térmica de Soto de la Barca para defender el futuro del sector y los puestos de trabajo.

"Seguimos pidiendo lo que es nuestro, nada más", aseguran las mujeres. Por ello, tienen previsto continuar reuniéndose todas las semanas para preparar más movilizaciones con el propósito de que el conflicto "no se olvide", poniendo el acento en la actitud "vergonzosa" del Gobierno de Mariano Rajoy. "Seguimos pidiendo lo que es nuestro, nada más", argumentan las mujeres de los mineros asturianos incidiendo en que el Ejecutivo en vez de ofrecer soluciones "dificulta todavía más" su situación.

De hecho, a las mujeres de Cangas del Narcea se han sumado las de las cuencas del Caudal y del Nalón para "unir fuerzas" y frenar la entrada en la térmica de camiones de carbón externo procedente del puerto gijonés de El Musel. "Está claro que quieren acabar con las minas autóctonas pero trataremos de evitarlo", sentencian las concentradas.

Durante un par de horas se pusieron delante de los camiones para que no entrasen a descargar su carbón porque este procede del puerto gijonés de El Musel, a donde llega importado de otros países, según afirmaron las «mujeres del carbón». Con su acción consiguieron parar a una decena de vehículos, que se fueron acumulando en el exterior de la central y también en los márgenes de la rotonda del pueblo tinetense.

Dado que el propósito de esta acción no era el interrumpir el tráfico ni molestar a quienes circulaban por la AS-15, conocida popularmente como Corredor del Narcea, la colaboración de estas mujeres con la Guardia Civil fue notable y no hubo ningún vehículo, por lo tanto, que no pudiese circular durante esas dos horas.

Una portavoz apuntaba, que la central térmica de Soto de la Barca esté usando carbón extranjero es una muestra más de «la poca vergüenza que tiene este Gobierno, que nos trata como nos trata y ahora pretende rebajar el cupo de carbón nacional en un 45%. Han perdido el respeto a todo, incluso a las cosas que están firmadas, como esto».

Junto a las mujeres de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias hubo también una representación de mujeres de Mieres y de las Cuencas.
____________________________________________________________________
Las Mujeres del Carbón continúan las protestas mineras  Destacado 
 por Javier Bauluz 
 Miércoles, 15 de Agosto de 2012 07:41

Mujeres mineras, familiares de mineros y allegadas siguen participando en las protestas que la recién creada asociación Mujeres del Carbón está llevando a cabo desde hace varias semanas a raíz del conflicto desatado tras los recortes gubernamentales...
Periodismo Humano

... de más del 60% a las ayudas al sector minero.

Mujeres de todas las edades participan en una marcha que recorre la ciudad minera de Mieres, Asturias, acompañando a una imagen de Santa Bárbara, patrona de los mineros.



Hoy más que nunca, apoyo a la lucha de los mineros 

 por Iniciativa Comunista
 Jueves, 02 de Agosto de 2012 22:30

Comunicado de Iniciativa Comunista

El 10 de julio Madrid vibraba la grito de “Madrid obrero, apoya a los mineros” en la entrada de estos por distintos puntos de la ciudad. Llegaban después de varios días de marcha, cansados, pero reflejando en el rostro, la fortaleza que da la lucha. En esta circunstancia era difícil tener la cabeza fría y el corazón tan caliente. Llevaban más de un mes desde la convocatoria de Huelga General Indefinida en el sector por los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, y el apoyo del resto del abanico sindical, en especial los combativos y de clase en el sector.

Si bien el apoyo al formidable movimiento minero en todo momento fue incondicional e incuestionable, desde IC, veíamos el peligro que tenía la convocatoria, tanto en la forma (el carácter de indefinido), como por los convocantes principales. Las cúpulas del sindicalismo colaboracionista, de CCOO y UGT, querían, quieren y querrán pactar para defender sus intereses, sus grandes chiringuitos, y no lo de la clase trabajadora en general, ni de ningún sector en particular.

En el acto del 12J organizado por IC en apoyo a la lucha minera, un compañero del sindicalismo de clase y combativo se preguntaba cuál sería la explicación que daría Villa (UGT) si volvía sin ningún resultado, ya que a la salida e inicio de la marcha había prometido que no se volvería con las manos vacías. No sólo volvió con las manos vacías, sino que se encargó de preparar inmediatamente la vuelta para no dejarles ningún malestar a su jefe, Méndez. Hicieron lo de siempre, un poco de demostración de fuerza, parafernalia sindical, y pedir, rogar, suplicar una negociación, que es lo único que saben hacer. Y en estos momentos de grave crisis, una negociación a la baja y con sumisión total a los intereses de los patrones, sean privados o públicos.

En ese acto, el 12J, otro compañero nos decía que las fuerzas empezaban a flaquear, se hablaba de un accidente de “esquiroles” trabajando.

Esa lucha, esa manera de luchar, ese “sí se puede”, nos trajo en Madrid movimientos espontáneos de los trabajadores del sector público que se movilizaron al margen de los sindicatos hasta la manifestación del 19J. Más de 100.000 trabajadores y gente del pueblo en la calle protestando contra los recortes y el sindicalismo colaboracionista tratando de contener, de parar, de desmovilizar. Otra vez la traición, más de lo mismo.

Ayer los mineros de Aragón y mañana los de Asturias volverán al trabajo, dando por finalizada la Huelga General Indefinida. Ya lo habíamos dicho más de una vez: convocar una Huelga General Indefinida es complicado, seguirla más, pero lo realmente difícil es terminar el conflicto, y con éxito, mucho más.

El secretario general de la Federación de Industria de Comisiones Obreras en Asturias, Maximino García, admitió ayer en una asamblea de trabajadores que la estrategia había sido equivocada porque no se alcanzaron los frutos deseados. Durante el fin de semana se han reiterado las declaraciones de los líderes de UGT y CCOO valorando que un acuerdo es mucho mejor que una continuidad insostenible de la lucha en la calle y enviando mensajes sobre la importancia de que no haya ni vencedores ni vencidos porque "no es nuestro deseo romper el brazo al Ministerio de Industria". Repugnante declaración de intenciones claudicantes y entreguistas de los infiltrados de la burguesía en el movimiento obrero.

Ante esta situación desde IC declaramos:

Que entendemos totalmente la posición de las bases trabajadoras del sector minero que desde hace dos meses están llevando una lucha ejemplar para el resto de la clase obrera. Entendemos la presión que sufren en lo económico y social, agravado por el desasosiego que produce una conducción sindical entreguista y derrotista. Y estaremos a su lado si deciden dejar la Huelga General Indefinida para seguir luchando y golpeando a los intereses antiobreros por otros caminos.

Que en ningún momento y bajo ningún concepto se puede aceptar que se presente a la lucha de los mineros como “una táctica equivocada” ni nada semejante. Y mucho menos transmitir la sensación de fracaso. Fue, es, y sin ninguna duda, lo será UNA LUCHA EJEMPLAR A SEGUIR POR EL RESTO DE LA CLASE TRABAJADORA. Sin la grandiosa marcha de los mineros a Madrid, quién sabe cómo habría actuado el sector público antes los recortes. Y ni hablar de la movilización del pueblo de Madrid en apoyo a esos compañeros. No fue una táctica equivocada, no hay nada de derrota, LA LUCHA DE LA MINERIA ES UNA LUCHA QUE TODOS LOS TRABAJADORES DEBEMOS ACOMPAÑAR Y EMULAR.

Que si hubo errores tácticos o estratégicos los cometieron los dirigentes de las cúpulas sindicales mayoritarias y entreguistas en su afán de negociar algo innegociable. Claro que no le quieren dar el brazo a torcer al gobierno. Esa cúpula le quiere dar un abrazo al gobierno mientras siente como en el bolsillo le ponen las migajas de la crisis.

Que los trabajadores de ningún sector por económicamente fuerte que sea podrán superar a este gobierno, el del PP, o a cualquiera que represente los mismos intereses (PSOE, IU, UPD, etc….) en la lucha por los derechos de los trabajadores si actúan sectorial, territorial o parcialmente. La única posibilidad de vencer que tienen los trabajadores es si golpean con la fuerza de un único puño, cerrado, donde estén todos los trabajadores y detrás de una única bandera, la del proletariado. En caso contrario, divididos y debilitados triunfarán los intereses antiobreros y antipopulares.

Que todas las fuerzas sindicales, sociales y políticas que han apoyado la lucha de la minería deben reforzar sus esfuerzos en estos difíciles momentos y tratar de unificar esta lucha con las del sector público que sin duda se dará a continuación en lo inmediato.

Por la unidad de todas las luchas obreras y populares contra los recortes

Viva la lucha de los mineros

Viva la lucha de la clase obrera

INICIATIVA COMUNISTA.

Huelga Indefinida en la minería asturleonesa y aragonesa (seguimiento constante) Por: A las barricadas 

Domingo, 29 de Julio de 2012 10:52

 El Plan del Carbón 2006-2012, rubricado por Zapatero tras las revueltas mineras de 2005, pretende ir desmantelando todo un sector estratégico como es el de la minería del Carbón.

El Plan del Carbón 2006-2012, rubricado por Zapatero tras las revueltas mineras de 2005, pretende ir desmantelando todo un sector estratégico como es el de la minería del Carbón.  En él se contempla una desmantelación progresiva hasta el 2018, con toda una serie de partidas para facilitar la reconversión. El gobierno de Rajoy, en su Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, propone una reducción global del 64% para todo el montante económico del Plan (mientras en Alemania se decide que las minas, como sector estratégico, permanecerán activas a futuro).

Nos encontramos pues con que estos recortes afectan de una forma "ligera" a la producción, mientras que acaban por completo con cualquier prevención de riesgos y seguridad en el puesto de trabajo (¡0€!), eliminan el 98% de las becas para jóvenes de las cuencas mineras y cifran en apenas 39 millones de € el monto necesario para reconvertir todo un sector de actividad. Desde 1991 el sector ha perdido 41.000 empleos. Alrededor de esta actividad se calcula que se generan 30.000 empleos indirectos, de los que dependen unas 200.000 personas. Por supuesto los sindicatos ponen el grito en el cielo y anuncian el comienzo de movilizaciones.

El Plan del Carbón 1998-2005 fue rubricado por el gobierno Aznar tras unas revueltas en 1998 que supusieron casi un mes de paros en las Cuencas Mineras asturianas. En él se cifró el coste de la reestructuración del sector en 7.226 millones de euros, según aseguró en marzo de 2005 el entonces secretario general de Energía, Antonio Fernández Segura. De esa cifra, las mayores partidas fueron: 3.511 millones al funcionamiento de las explotaciones, 220 millones al cierre o reducción de la actividad y 170 millones a financiar el transporte de carbón entre cuencas. El plan contemplaba una importante reducción, de forma gradual, de la producción de carbón, al pasar de los 18 millones de toneladas que se extraían en 1997 a los poco más de 12 del año 2004. En cuanto al número de empleados, la previsión era pasar de los 22.800 de 1997 a 17.500 en 2004, aunque finalmente la reducción fue mayor y en esa fecha había 14.500 trabajadores en las minas españolas. La reestructuración fue intensa, pero las alternativas no terminaron de crearse.

El Plan del Carbón 2006-2012, rubricado por Zapatero tras las revueltas mineras de 2005, pretende ir desmantelando todo un sector estratégico como es el de la minería del Carbón.  En él se contempla una desmantelación progresiva hasta el 2018, con toda una serie de partidas para facilitar la reconversión. El gobierno de Rajoy, en su Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, propone una reducción global del 64% para todo el montante económico del Plan (mientras en Alemania se decide que las minas, como sector estratégico, permanecerán activas a futuro). Esto es, decide quedarse con la partida de 450 millones asignada por la UE para tal sector y matar de hambre por el camino a las más de 200.000 personas que dependen directamente de la minería solo en Asturias. Este recorte supone:

De los 703 millones se quedan en únicamente 253. Los sindicatos desgranan el día de la 1ª jornada de huelga  las partidas que se veían afectadas por la reducción del presupuesto. Las ayudas a la producción de carbón, es decir, el dinero con el que se subvenciona a las compañías mineras, pasa de 301 millones a 111. La partida para la creación de infraestructuras (fondos mineros) se reduce de 167 a 101,6 millones. En el caso de las becas (ayudas a estudios universitarios, de bachillerato y Formación Profesional, y cursos de idiomas en el extranjero) se pasa de 56 a 2 millones. Para la instalación de nuevas empresas en las zonas mineras (reconversión industrial y económica), la partida, de 167 millones, baja hasta los 39. Y en materia de Seguridad Minera, el Plan preveía una inversión de 12 millones que, en caso de aprobarse los Presupuestos -y todo apunta a que será así- el dinero desaparece, pasan a ser cero €.

Nos encontramos pues con que estos recortes afectan de una forma "ligera" a la producción, mientras que acaban por completo con cualquier prevención de riesgos y seguridad en el puesto de trabajo (¡0€!), eliminan el 98% de las becas para jóvenes de las cuencas mineras y cifran en apenas 39 millones de € el monto necesario para reconvertir todo un sector de actividad. Por el camino, el número de niños que se ven abocados a trabajar en las minas de países que venden la tn. de carbón más barata,  aumenta con la crisis. Desde 1991 el sector ha perdido 41.000 empleos.

En aquel año había cotizando en el régimen especial de la minería un total de 45.212 personas. Un número que se ha reducido hasta llegar a los 4.000, una cifra a la que hay que sumar otros tantos trabajadores de las subcontratas. Alrededor de esta actividad se calcula que se generan 30.000 empleos indirectos, de los que dependen unas 200.000 personas. De los 20 millones de toneladas de carbón que se extraían, se ha pasado a sacar alrededor de 8,5 millones.

Por supuesto los sindicatos ponen el grito en el cielo y anuncian el comienzo de movilizaciones. Sindicatos de CCOO y UGT deciden convocar paros en todo el sector minero y del carbón en España, que comenzarán el  miércoles 23 de mayo y continuarán el jueves 24 y los días 30 y 31 con el objetivo de que ese último día se sumen a la huelga todos los sectores de las cuencas mineras. El día 30 ya se convierten los paros en huelga indefinida tras la reunión con la Comisión de Seguimiento del Plan del Carbón, que los sindicatos retratan como una "tomadura de pelo" al reafirmarse el Ministerio de Industria en los recortes sin ningún diálogo. UGT además advierte de que el Gobierno propone además un cambio de formato en las reuniones, de tal forma que sean bilaterales: empresarios por un lado, sindicatos por otro.

Comienzan los paros, que ya son totales desde el primer día según los sindicatos, y los encierros. El día 23 ocho mineros leoneses se encierran en el Pozo de Santa Cruz de Páramo del Sil, afirmando ya desde el primer momento que "Si no hay solución saldremos del pozo con los pies por delante". También se encierran los compañeros asturianos, cuatro de ellos en el Pozo Santiago (Aller) y otros cuatro en el Pozo Candín (Llangreu).

Se convoca asímismo una marcha de mineros a Madrid frente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que parte a las 11.30 de la mañana de las inmediaciones del Santiago Bernabeu. La jornada acaba siendo bastante accidentada, se detiene a un minero del Pozo Maria Luisa acusado de ¡terrorismo! y la Fiscalía de Madrid pide su encarcelamiento preventivo para impedir que participe en otras movilizaciones del sector. En realidad la acusación es por romperle la nariz a un antidisturbios, aunque los vídeos muestran claramente que la persona detenida poco tenía que ver, pues no estuvo ni a metro y medio de cualquier agente.  También se detiene a un activista del 15M.

La Delegada de Gobierno, Cristina Cifuentes, tiene el rostro de utilizar las redes sociales para negar el uso de pelotas de goma por parte de la policía, mientras que los vídeos la dejan en evidencia.

Para el día 31, la Federación de Industria de CCOO advierte al Secretario de Estado de Energía que si el Gobierno no presenta una propuesta seria que desbloquee el conflicto, los sindicatos mineros aumentarían el grado de intensidad de sus protestas.

Ante la “cerrazón del ministerio”,  la Federación Industria de CCOO y FITAG-UGT decide pasar de las palabras a los hechos y convocar huelga general indefinida en la minería del carbón. El paro resulta un éxito al ser secundado por la totalidad de los trabajadores del sector y comienzan en Asturias los más de 300 cortes de carretera y vías ferroviarias con los que los mineros pretenden que se conozca el exterminio que se está intentando perpetrar en las Cuencas Mineras.

El 3 de junio comienza asimismo una huelga indefinida en el sector del transporte asturiano, con lo que las comunicaciones dentro de Asturias y con la Meseta quedan cortadas. Las peticiones de la patronal incluyen la pérdida de antigüedad de los trabajadores, la eliminación del plus de nocturnidad o 18 meses de prueba con despido libre para los conductores noveles. Finalmente el viernes 8 se desconvoca la huelga en el transporte al llegar a un acuerdo tras muchas horas de asamblea con la patronal. Con esta convocatoria el conflicto minero se retroalimenta del conflicto del transporte. Ambos colectivos realizan piquetes en su ámbito. Llegan también noticias esos días de un ERE en Thyssenkrupp Norte S.A.

Los diferentes sindicatos comienzan a movilizarse. Para el 4 de junio, por ejemplo CCOO decide comenzar una acampada frente a la Delegación del Gobierno de Oviedo, SOMA opta por concentrarse en el Pozu Candín y en el Santiago... Mientras, un centenar de mineros le corta en Teruel el suministro de carbón a una central térmica

Para el 6 de junio hay convocada otra reunión de la Comisión de Seguimiento en Madrid, a la cual finalmente no dejan acceder más que a dos representantes de cada sindicato. Debido a ello nueve sindicalistas deciden encadenarse a las puertas del Ministerio, entre quienes destaca Jose Ángel Fernández Villa, conocido en las Cuencas precisamente por vender a los mineros en otros conflictos, pero resulta fundamental el aparentar no ser parte del problema y salvar la cara para futuras negociaciones.

El ambiente se caldea aún más, y ya comienzan los enfrentamientos directos con la Policía y Guardia Civil. En Santa Cristina de Lena (Asturias), los mineros deciden hacer frente a los antidisturbios para proteger las barricadas y que los cortes de carretera  cumplan su función. Pertrechados con gomerus y defensas de las utilizadas en la mina para la canalización, hacen frente durante horas a los antidisturbios de la Guardia Civil.

Los mineros cortan asímismo la comunicación ferroviaria con la Meseta tirando árboles en las catenarias como medida de presión. Asturias está virtualmente aislada, entre la huelga de transporte por carretera y los cortes en las vías ferroviarias.  Se detiene a dos mineros del pozo Carrio de Hunosa, en Laviana, que fueron absueltos en un juicio rápido celebrado en los Juzgados de la capital lenense, al no encontrarse pruebas de su participación en hechos punibles.

En la localidad de Ciñera de Gordón (León) se desata ese mismo 6 de junio una verdadera batalla campal entre antidisturbios de la Guardia Civil y mineros con el corte de la N-630 con kilos de carbón ardiendo.  Hay dos heridos por impactos de pelotas de goma, entre ellos el alcalde de la localidad, Paco Castañón (PP), que relataba a RadioLeón "entraron en medio del pueblo, y eso es peligrosísimo. Están usando botes de humo y pelotas de goma y aquí ya no sólo estamos los que participábamos en el corte de la N-630, sino todos mezclados. Hay niños que salen del colegio, ancianos...". Los miembros del GRS de la Guardia Civil están intentando "tomar" Ciñera calle a calle; los mineros responden con petardos y cohetes

Los medios internacionales reflejan el conflicto (hasta el New York Times proporciona más información sobre las barricadas que, por ejemplo, El Mundo), mientras que en las televisiones y periódicos españoles apenas se considera noticia, salvo en las regiones directamente afectadas.

El 7 de junio se repiten en Ciñera los enfrentamientos: un ‘piquete’ de más de 200 mineros forma una barricada con neumáticos, piedras, quitamiedos, contendores alimentada por fuego. Detrás, con el rostro cubierto y armados con piedras, bengalas y cócteles molotov, los mineros se preparaban para revivir la batalla campal que se había vivido en las calles de Ciñera apenas 24 horas antes. Los mineros consiguen hacer retroceder a los antidisturbios tras varias horas de enfrentamientos.

En toda Asturias se producen unos 190 cortes de carreteras y el conflicto parece extenderse a León y a Aragón, en donde los mineros de la cuenca de Andorra (Teruel) se unen a las movilizaciones llegando a bloquear el carbón a una térmica, y entrando en las Cortes Aragonesas y un acto del PP de Teruel. El 7 por la noche se produce en Asturias un extraño incendio de una planta de neumáticos que empleaban los mineros para cortar las carreteras.

En este clima, los sindicatos CCOO y UGT convoca una huelga general para las cuencas mineras de Asturias, Castilla y León y Aragón que tendrá lugar el día 18. Ese día se cortan otras 60 carreteras. El día 8 también se da a conocer la convocatoria de la tercera huelga indefinida. Esta vez se trata de los profesores interinos (un colectivo de unos 2500 maestros) que declaran la huelga general indefinida.
Durante los días siguientes se intenta sofocar el conflicto mediante la desconvocatoria de la huelga de transportes. Las empresas de transporte de viajeros aseguran haber sufrido el sabotaje de unos 150 autobuses y un "lucro cesante" (dinero que han dejado de ingresar de 1,2 millones, a 250.000€ por jornada perdida). Durante el fin de semana se cortan 109 carreteras y de nuevo los trenes sufren sabotajes en las vías que terminan en cortes del servicio. El 8, en el pozo de Santiago, en Aller (Asturies) los antidisturbios cargan duramente contra los concentrados en apoyo a los mineros encerrados en la mina, sin distinguir entre mineros, familiares o simples curiosos.

Tras el fin de semana, en que el conflicto se relaja un poco, para el día 11, de los diversos encerrados en los pozos han abandonado 3 mineros debido a ataques de ansiedad y gastroenteritis. En esta jornada se han sumado a las protestas los mineros de Palencia, que han cortado la A67 y la N611 a la altura de Mave. Estos mineros ya habían realizado encierros y otras protestas ante la Junta de Castilla y León. En esta jornada también se han vivido choques en la provincia de León, con nuevos cortes de carreteras y ferrocarril y 6 piquetes detenidos (a los que se suman 2 más esta mañana en Albares de la Ribera -León-). [Actualización: 8 piquetes que ya han sido puestos en libertad]

Hoy la GRS ha decidido en estas poblaciones leonesas cambiar su estrategia y detener a la gente dentro de los pueblos, provocando escenas hilarantes como el choque entre dos vehículos de la propia Guardia Civil al invadir el carril contrario en su intento de acorralar a los mineros para no chocar con un coche particular, consiguiendo que el presidente del comité intercentros de Uminsa, Guillermo Sánchez declarase "No puede ser que estén entrando en las poblaciones cargando y deteniendo a los trabajadores tranquilamente andando por las calles, porque si cambiamos de operativo cambiamos de guerra".

En este clima, incluso The Guardian se hace eco de las revueltas en España y publica una carta de solidaridad de líderes sindicales mineros británicos (Time to stand with Spanish miners):

En una carta publicada por 'The Guardian', los mineros lamentan el "apagón" en la prensa británica de la problemática del carbón en España, que contrasta con la "extensa cobertura a la crisis económica que se vive en el país".
No obstante, los mineros españoles están reaccionando a las "medidas de austeridad" y a los "drásticos recortes" a la minería aprobados en España y realizando una huelga general indefinida desde el pasado 31 de mayo, explican los mineros.
En su carta, recuerdan las huelgas generales mineras en Reino Unido en 1984 y 1985, y lamentan que, como ocurrió en aquella ocasión, las protestas hayan sido respondidas por las autoridades con "gases lacrimógenos y balas de goma".
Mientras tanto, al gobierno le estalla una nueva tormenta política debido al rescate de 100.000 millones de euros de la banca española. Sin embargo, España en tanto a estado no es de fiar ya que necesitará un "rescate total". Desde "los mercados" se espera que el gobierno haga nuevos recortes, suba el IVA, centralice las regiones, privatice empresas públicas e incluso que lleve a cabo una nueva reforma laboral. La OCDE ya vuelve a sugerir que aumentemos (más) la edad de jubilación, para "impulsar el muy necesario crecimiento en las economías envejecidas".

El día 11 termina con la posible convocatoria de huelga general indefinida para Baleares de la sanidad para el mes de julio. En la misma comunidad está convocada para el 20 de julio una huelga en el sector hotelero, clave en la economía de las islas. En este día la CGT habla de convocar una huelga general en otoño y se preparan ya las movilizaciones en Barcelona para el día 16 contra la represión, la reforma



27/7/2012

 Mineros cortan la N-630 y la vía férrea a Asturias en Ciñera 

 x La Haine/Agencias    

De nuevo los antidisturbios vuelven a intentar amedrentar a la población, armados por medio del pueblo de Ciñera.Un piquete de mineros ha cortado hoy el tráfico en la N-630 y la vía férrea a Asturias a su paso por el término municipal de Ciñera (León), donde se encuentra detenido un tren de mercancías.El corte se ha producido pasadas las 12:00 horas y ha sido realizado por un grupo de unos cincuenta mineros, según han confirmado fuentes de la Subdelegación del Gobierno en León.Han añadido que los huelguistas han colocado obstáculos sobre la vía del tren y la carretera, que está bloqueada en ambos sentidos.

Desde el comienzo de la huelga del carbón a finales de mayo por la reducción de las ayudas estatales al sector, Ciñera ha sido uno de los focos de protestas más intensos de la geografía leonesa, donde se han sucedido enfrentamientos entre los huelguistas y los antidisturbios de la Guardia Civil.




18 de julio 2012
EL País



El PSOE protesta por el trato “vejatorio” a mujeres de mineros en el Congreso

Las 22 mujeres, esposas y familiares de mineros, que acudieron este miércoles al Congreso para asistir a una moción del PSOE en defensa de las subvenciones al carbón no pasaron un buen día. Además de ser expulsadas de la tribuna de oradores cuando mostraron con gritos su disconformidad ante algunos pasajes del discurso del diputado del PP Rafael Hernando, antes se sintieron presionadas, hostigadas e incluso vejadas por miembros de la policía. La portavoz adjunta del Grupo Socialista, María Luisa Carcedo, ha expresado por carta al presidente del Congreso, Jesús Posada, en nombre de los socialistas, la “más enérgica protesta”.

Lo peor que les ocurrió este miércoles se produjo en el control de acceso a las tribunas en las que fueron requeridas para ser cacheadas por mujeres policías detrás de un biombo. “Se han visto sometidas por la policía no solo a las normas imprescindibles para garantizar que no se produzcan alteraciones del orden en las sesiones, y en las tribunas, sino a otros controles personales claramente desproporcionados y en algunos casos de carácter vejatorio”, escribe Carcedo, en nombre del PSOE, al presidente del Congreso. La diputada alude a “actuaciones como obligarlas a despojarse del calzado, de camisetas e incluso de pantalones”.

¿Qué buscaba la policía? Los agentes querían evitar que estas mujeres extendieran desde la tribuna pancartas u objetos alusivos a la lucha de los mineros. Al parecer encontraron algunos objetos pequeños con lemas reivindicativos, como abanicos y broches hechos de tela de unos diez centímetros con figuras de mineros y un pequeño letrero: “No somos terroristas”. Esos muñecos ya los lucen algunos diputados desde hace días. La diputada socialista pide a Posada “explicaciones sobre la actuación policial”, ya que el presidente del Congreso es el máximo responsable de lo que ocurre en la Cámara baja en todos los ámbitos.

No da esa versión la policía ni los servicios del Congreso para quienes el procedimiento “ha sido el habitual” para garantizar la seguridad de la Cámara. "Los controles han sido los habituales y no ha habido ningún tipo de vejación”, señalan en fuentes oficiales parlamentarias.

No lo ven así las diputadas y diputados socialistas que creen mucho más la versión de las familiares de los mineros. Estas mujeres acudieron al Congreso por invitación del Grupo Socialista y empezaron con ellas la jornada a las ocho de la mañana con un café en un establecimiento cercano al Congreso. La veintena de mujeres no pasó desapercibida y agentes de policía las estuvieron vigilando desde su entrada a la cafetería hasta que entraron en las dependencias del Congreso para pasar los controles de seguridad. “Ha habido exceso de celo”, señala una diputada que estuvo en la comitiva de socialistas que las acompañó antes de que entraran a la tribuna de público. Además de la portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, estuvieron con ellas las parlamentarias socialistas asturianas María Luisa Carcedo, Mariví Monteserín, el diputado por esa región Antonio Trevín y el exministro de Defensa e Interior José Antonio Alonso, diputado por León.

La jornada terminó con su expulsión de la tribuna de oradores ya que gritaron un sonoro “mentiroso” al escuchar al popular Rafael Hernando, hablar de las ventajas de los mineros, entre otras, la jubilación anticipada. La tensión sufrida se manifestó ya en la calle y se manifestó en las lágrimas de algunas de ellas.

Santa Bárbara bendita


Sabino Cuadra Lasarte

Domingo 15 de julio de 2012
VientoSur.Info

“¡Sois el orgullo / de la clase obrera!”, se coreaba en el recibimiento que decenas de miles de personas dieron en Madrid a los cientos de marchistas que, desde Asturias, León, Teruel…, llegaron hasta allí con sus inagotables reservas del mineral más preciado de la naturaleza humana: la dignidad. Era el Madrid del “¡no pasarán!” el que les recibía; el de las luchas antifranquistas de los 60/70; el de las marchas anti-OTAN de los 80; el de las movidas sociales y centros ocupados; el del 15-M y sus asambleas barriales. El Madrid rebelde, feminista, rojo, republicano, ecologista, libertario,.. Lo mejor de cada casa.

Los diputados y diputadas de Amaiur que participamos en aquel último tramo de la marcha, teníamos recuerdos propios que hilvanar a esta lucha. En nuestra memoria estaban las minas que desde Bilbao a la muga con Santander, dieron origen, en buena medida, al movimiento obrero vasco. El recuerdo de Dolores Ibarruri, mujer y vasca universal que, tras el triunfo del Frente Popular en el 36 y salir elegida diputada por Asturias, tuvo el honor de abrir con sus propias manos las celdas de la cárcel de Oviedo y liberar a todos los que, desde la revolución del 34, permanecían allí encerrados.

Nuestros recuerdos tenían que ver también con la huelga general en Nafarroa, en los 80, en contra del cierre de la mina de Potasas y las marchas nocturnas con las que cientos de mineros recorrieron la geografía navarra calentando aquella gran movilización. Y también con las más cercanas luchas de la margen izquierda vizcaína en las que, al igual que ahora en los pueblos y montes asturianos, los obreros de Euskalduna, Altos Hornos…, escribieron con su firme resistencia, sus tiragomas, txupines y mangueras las más hermosas páginas de la historia obrera vasca de las últimas décadas. Por todo ello, nada de la actual lucha minera nos era extraño ni ajeno.

Ese martes 10 de julio, cuando el “Santa Bárbara bendita…” final despidió con sus camisas rotas y rojas aquella larga marcha de consignas y banderas, las caras de los mineros marchistas expresaban con sus cansancios, alegrías y llantos todos los colores del arco iris de la dignidad humana. La solidaridad mostrada por las varias decenas de miles de madrileños y madrileñas que les habían acompañado durante cuatro horas les había llegado al corazón y había quedado grabada para siempre en su ADN.

El día siguiente, miércoles, tras escuchar en el Congreso de boca de Rajoy el nuevo paquete de agresiones sociales con las que su Gobierno, a mayor gloria de la CEOE, la Banca y el FMI, pretende hacer frente a su crisis, varios de nosotros salimos también de allí para participar en la manifestación que terminó ante el Ministerio de Industria. La denuncia que después haríamos al PP en el propio Congreso debía ir acompañada de algo más que palabras.

En la nueva marcha, cientos y cientos de banderas de Asturias, Aragón, Andalucía, Castilla, León, rojas, republicanas.., vestían el paso de decenas de miles de personas venidas en autobús desde todas las regiones mineras. Ninguna bandera de España -¡ninguna!- por ningún lado. Se evidenciaba así que cuando la gente pelea y quiere afirmar su identidad no encuentra en la enseña de los Borbones nada que le pueda servir. Sus símbolos son otros. La bandera española solo era visible en las furgonas y uniformes policiales.

Al final, como en tantos finales, la policía realizó una brutal carga totalmente injustificada y amañada a fin de, aprovechando cualquier motivo, desatar una razzia de golpes, pelotazos y detenciones con un doble objetivo: reprimir la solidaridad madrileña y la propia rebelión minera (van más de 200 detenciones que aún no se sabe en qué pueden terminar) y, por otro lado, tratar de relacionar la contestación social con la violencia a fin de criminalizar esta disidencia y justificar los nuevos recortes represivos anunciados por el Gobierno con su reforma del Código Penal.

Se quiere acabar, más que con la minería, con todos esos pueblos y regiones que han protagonizado cientos de luchas sociales durante más de un siglo. El Gobierno del PP trata así de vengarse de ese pasado, romperles el presente y robarles el futuro. Por ello, el apoyo a la lucha minera trasciende la tan importante y necesaria solidaridad para adentrarse por senderos que conducen a una sociedad asentada sobre pilares de justicia social, libertad y solidaridad entre todas las personas y todos los pueblos.

 El discurso de Rajoy y las medidas de su gobierno son el mayor y más reaccionario paquete de agresiones sociales hasta ahora conocido: subida del IVA, reducción prestaciones por desempleo, supresión paga a funcionarios,… Ninguna medida, por el contrario, contra las grandes rentas y capitales que seguirán disfrutando de un IRPF favorable, de un benevolente Impuesto de Sociedades, de unas guaridas-SICAV para resguardar sus millones, de una amnistía fiscal insultante, de un difunto Impuesto sobre el Patrimonio,….

El salario medio de un consejero ejecutivo de las multinacionales españolas que componen el IBEX-35 ha aumentado un 9% durante 2011, llegando a ser de 2,4 millones de euros anuales (son datos declarados; los reales, bastante mayores, se ocultan en distintos paraísos fiscales). Cáritas, por su parte, ha denunciado que la distancia entre el 20% de la población más rica y el 20% más pobre crece sin cesar. Crecen los ricos en su riqueza y los pobres en su pobreza. El PP dice que esto es necesario para crear empleo en el futuro pero, si por cada mentira que cuenta Rajoy se le castigara con un segundo de cárcel, nadie le libraría de varias cadenas perpetuas.

La solidaridad con las luchas mineras, las de los montes y las calles, los encierros y las marchas, es hoy esencial. Desde Euskal Herria, nuestra exigencia de libertad y de un marco plenamente soberano política, económica y socialmente, no diluye en modo alguno nuestro empeño por trabajar codo con codo con todas aquellas personas, organizaciones y pueblos que plantan cara hoy a la barbarie neoliberal y luchan por construir una nueva sociedad. ¡Que Santa Bárbara, patrona de los mineros, y también de los rayos y los truenos, nos ayude a descargar sobre el Gobierno la más impetuosa tormenta social!


Los mineros asturianos: de hacer la revolución a luchar para no desaparecer 

por contrainfo.cat 

 Sábado, 14 de Julio de 2012 15:24


 La historia de los mineros asturianos está repleta de luchas: la Revolución de Asturias de octubre de 1934, la huelga silenciosa al franquismo y, desde hace casi 20 años, las huelgas para evitar la desaparición de la industria minera.

Históricamente, el pueblo asturiano es uno de los más combativos a la hora de defenderse de los ataques del gobierno y la patronal. Hace unos días compartíamos el documental "El astillero", en el que se muestra la lucha de los trabajadores de los astilleros asturianos para evitar el cierre de los mismos en pos de intereses especulativos. Desgraciadamente, no lo consiguieron. Los mineros asturianos también han sido uno de los sectores obreros que más guerra han generado durante su existencia. De hecho, algunos los consideran como la vanguardia de la clase obrera española, ya que sus luchas no sólo han sido defensivas, sino revolucionarias. Como veremos a continuación, repasando brevemente las principales luchas que han protagonizado, han merecido ampliamente esta consideración.

Los mineros asturianos no sólo han ofrecido resistencia cuando han sido atacados, sino que también han intentado conquistar la emancipación de la clase trabajadora. De hecho, fueron los principales artífices de la revolución obrera de Asturias en octubre de 1934 en que socialistas, comunistas y anarquistas se unieron bajo la consigna Unión Hermanos Proletarios, para tratar de abolir las clases sociales y conquistar unas aspiraciones que la II República no logró satisfacer. Consiguieron, en pocos días, hacerse con el control de todas las cuencas mineras asturianas, de buena parte de Asturias y de las fábricas de armas. En Oviedo, desde el balcón del Ayuntamiento, se declaró la República de Obreros y Campesinos de Asturias y se creó un Comité Revolucionario, conformado por las diferentes fuerzas de la alianza obrera, para asumir el poder. La insurrección fracasó porque, entre otras cosas, no fue secundada por el resto de pueblos del Estado español y el Gobierno de la República consiguió aplastarla en pocas semanas mediante el ejército, al que le siguió una salvaje represión. Podéis ampliar la información con el documental "Asturias, la última revolución obrera" de RTVE, el libro "Incendiarios de Ídolos" de un periodista belga que la vivió y el artículo en la Wikipedia.

Casi dos años más tarde, el 18 de julio de 1936, conocida la sublevación militar que se convertiría en la Guerra Civil, los mineros asturianos y otros obreros partieron en dos columnas, una en tren y el otra en vehículos motorizados, de unas 3.000 personas en total, hacia Madrid para defender la República. El coronel Antonio Aranda Mata aseguraba que en Asturias no había peligro de rebelión militar, por lo que los obreros decidieron ir a Madrid para ayudar a sofocar el intento de golpe de estado. Sin embargo, el 20 de julio, una vez se enteraron de que Aranda los traicionó sublevándose en Oviedo, los mineros volvieron para tratar de aplastar el levantamiento militar, pero no consiguieron recuperar Oviedo. Asturias resistió hasta octubre de 1937, cuando fue totalmente dominada por los nacionales. Desde entonces, comenzó una cruenta represión contra el pueblo, ya que el ejército aún tenía el recuerdo de 1934 bien vivo. Según un estudio de la Universidad de Oviedo, en Asturias hay 267 fosas comunes producto de la represión franquista, con un total de unos 21.000 represaliados. Podéis consultar el mapa que han elaborado.

Durante la dictadura franquista, los mineros asturianos fueron los primeros en iniciar un conflicto laboral importante. Sin hacer propaganda sindical de ningún tipo, ya que estaba prohibida, consiguieron llevar adelante una huelga en el sector de la minería. Todo empezó el día 6 de abril del año 1962 cuando siete mineros decidieron no bajar a la mina ya que no aceptaban las miserables condiciones laborales y salariales. Fueron inmediatamente despedidos, lo que inició un movimiento de solidaridad y apoyo a sus reivindicaciones por parte del resto del sector. Mediante gestos silenciosos y acciones simbólicas se corrió la voz entre los obreros de los pozos mineros y se secundó los días siguientes el paro. Es por ello, además de que los medios de comunicación del régimen la silenciaron totalmente, que se la conoce como "la huelga del silencio", por cómo se propagó la solidaridad hacia aquellos mineros rebeldes, que devino en una huelga en todo el sector. El régimen decretó el estado de excepción para tratar de detener la huelga y evitar un posible contagio al resto de los sectores obreros del Estado español, en los que empezaron a surgir acciones solidarias. Al final, hizo unas breves concesiones a los mineros, las cuales consistieron en el aumento del salario, y se acabó así el conflicto. Sin embargo, el daño ya estaba hecho: se había recuperado la lucha obrera paralizada por el miedo a la represión de la dictadura fascista de Franco. A partir de ese año, se fueron produciendo otros conflictos obreros, los cuales se intensificaron especialmente en la década de los 70, con los movimientos de autonomía obrera. Podéis ver el reciente reportaje "La huelga del silencio" que el programa Documentos TV dedicó a la huelga del año 1962.

Desde la transición hasta hoy día, se han producido numerosas huelgas en el sector de la minera como las de los años 1985, 1990, 1991 y 2005. En este periodo, la huelga pasa a utilizarse como herramienta defensiva con un mismo denominador común: impedir la desertización industrial de las cuencas mineras, conocida con el eufemismo de "reconversión industrial". Debido a la dependencia de la industria, tanto de las minas como de los astilleros, a la economía asturiana, la conflictividad social ha estado muy presente durante la década de los 90, como muestra el reportaje de 1997 "El polvorín asturiano" de Canal +. Las huelgas, todas ellas con un seguimiento mayoritario, han conseguido prolongar la vida del sector minero de Asturias, pero la sangría de puestos de trabajo ha sido constante: se calcula que, desde 1991, el sector ha perdido 41.000 puestos de trabajo. El artículo "Minería y huelga general" de Ramón García Piñeiro analiza las reivindicaciones e incidencia de estas huelgas.

El Plan del Carbón en vigencia, fue rubricado por Zapatero tras las revueltas mineras de 2005. La dinámica que se encuentra de fondo es el desmantelamiento progresivo (hasta 2018) de todo un sector estratégico como es el de la minería de carbón. El gobierno de Mariano Rajoy, en el Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, propuso una reducción del 64% para todo el montante económico del Plan: los 703 millones que debían recibir se quedan en únicamente 253 . Este recorte no afecta tanto la producción como a las condiciones de trabajo, prevención de riesgos, la seguridad en el lugar de trabajo y se eliminan la mayoría de las becas para los jóvenes de las cuencas mineras.

Actualmente, hay unos 4.000 obreros (sin contar subcontratados) trabajando en la minería, pero se calcula que alrededor de esta actividad se generan 30.000 puestos de trabajo indirectos de los cuales dependen unas 200.000 personas. La repentina reducción de las ayudas podría obligar al cierre inmediato de algunas explotaciones. Por tanto, existe una necesidad vital de una actividad económica que ha pasado a ser una forma de vida en las Cuencas después de más de 150 años con minas abiertas. Generaciones enteras de vecinos han trabajado en la mina, lo que conocen bien las centrales sindicales, que llaman a «toda la sociedad» de las comarcas carboneras a sumarse a las protestas.

Ante estos ataques al sector y de la situación alarmante a la que abocan a más de 200.000 personas, los sindicatos mineros comenzaron las movilizaciones. Convocaron huelga general para los días 23, 24, 30 y 31 de mayo, con un seguimiento prácticamente total. Además, algunas trabajadoras anunciaron cierres indefinidos en las minas, hasta que no se les diera una solución, algunos permanecen en la mina desde el pasado 21 de mayo, otros ya han sido relevados por otros compañeros. En vista de la reafirmación del Ministerio de Industria a mantener el recorte de los presupuestos, del seguimiento masivo de la huelga y del apoyo de unos pueblos conscientes de la importancia que tiene la minería para la economía local, la huelga se convirtió en indefinida. Los paros convocados fueron secundadas por la mayoría de los trabajadores del sector, que fueron proseguir con bloqueos en las carreteras y vías ferroviarias con las que los mineros pretendieron dar a conocer su situación de emergencia y desesperación. Los intentos de negociación con la Comisión de Seguimiento del Plan del Carbón fueron nulas ante la postura cerrada y no dialogante del Ministerio de Industria.

La huelga indefinida lleva ya 45 días. Conocidas son las acciones que han llevado a cabo los mineros estos dos meses para visibilizar su conflicto: cierres a los pozos, espectaculares cortes de carreteras con enfrentamientos contra los antidisturbios, muchas movilizaciones de las familias de los mineros y una marcha desde las cuencas mineras hasta en Madrid para manifestarse, por segunda vez, ante el Ministerio de Industria. Esta marcha ha servido para ver el amplio apoyo que están obteniendo los mineros allá por donde pasan; particularmente emocionante fue la llegada a Madrid, donde recibieron un masivo apoyo por parte del pueblo madrileño.

Todo esto coincide con el anuncio del Gobierno español de unos estremecedores recortes que sufrirán, sobre todo, las clases populares: la subida del IVA, el recorte a las prestaciones de desempleo a partir del sexto mes y la eliminación de la paga extra de Navidad a los funcionarios son sólo algunas de las drásticas medidas. Las protestas espontáneas se suceden en todo el Estado, los sindicatos mayoritarios anuncian movilizaciones para el mes que viene... y los mineros nos han enseñado cómo se lucha por la dignidad. Deberíamos aprender de ellos y de su historia ahora que estamos a tiempo, antes que se hayan extinguido.




Las protestas callejeras se atenúan y se disgregan por el centro de Madrid

El País,14 de julio

Las protestas callejeras contra los recortes en Madrid han perdido fuerza después de la medianoche. La última acción conflictiva ha sido el intento de un grupo de unas 200 personas por cortar el tráfico de la Gran Vía, principal arteria de la capital, pero los agentes antidisturbios se desplazaron alli y los manifestantes desistieron. Desde entonces, la policía está presente sobre todo en la Gran Vía -donde los coches solo pueden circular en un sentido- y en el Congreso de los Diputados, a donde intentaron llegar sin éxito las protestas durante la jornada del viernes.

Las miles de personas que protestaron por las calles durante el día se han ido disgregando por las calles del centro de Madrid y la tensión en el ambiente ha bajado. A lo largo de la jornada ha habido varios heridos y siete detenidos.

La Puerta del Sol ha sido el lugar de destino de las protestas a medianoche, después de que los manifestantes, miles de personas que se expresaron a lo largo del día contra los nuevos ajustes adoptados por el Gobierno de Rajoy, fueran dispersados con dureza en la fuente de Neptuno. La intención de los asistentes era agruparse ante el Congreso -muy cercano a Neptuno-, pero la carrera de San Jerónimo estaba vallada por la Policía para impedir el acceso. Previamente, la marcha de ciudadanos contrarios a los ajustes había pasado por Génova y Ferraz, sedes de Partido Popular y PSOE.

Viernes de rabia por el último tijeretazo

Todo comenzó a última hora de la tarde del viernes. Unas 300 personas se concentraban frente a la sede madrileña del PP en la calle Génova. Progresivamente, más gente se fue uniendo a la convocatoria, que nació en las redes sociales para protestar por los recortes. A las ocho de la tarde ya eran cerca de 1.000 y antes de las diez eran varios miles de personas los que transitaban por Gran Vía en dirección al Congreso de los Diputados. La gente en las calles se unía a la protesta, el mismo día que el Congreso de Ministros había aprobado un paquete de medidas que supone el mayor recorte de la democracia.

La primera parada de la marcha contra los ajustes fue la sede del Partido Popular. Allí se concentraron hasta 14 furgonetas de la Policía Nacional, que intentaron que los todavía escasos manifestantes no se salieran de la acera. Desde allí coreaban hacia el balcón de la sede de Génova, donde el partido celebra sus triunfos, cánticos como ¡Dimisión, dimisión!, ¡Dinamita, oé! o ¡Que no nos representan!

La primera parada de la marcha contra los ajustes fue la sede del PP

Mientras la policía y algunos protestantes se zarandeaban y se provocaban, más personas se sumaban a la convocatoria. Eran cerca de mil personas cuando protagonizaron una sentada en medio de la calle Génova que obligó a cortar el tráfico.

Tras dispersarse la primera manifestación, los manifestantes pusieron rumbo a Ferraz, donde tiene su sede central el PSOE. La Policía Nacional, ya sobre aviso, impedió el acceso a la calle y se produjeron cargas violentas en la confluencia de las calles Marqués de Urquijo y Ferraz. Los manifestantes intentaban en vano acercarse a la sede socialista e incluso lanzaron botellas y latas. En ese momento los antidisturbios cargaron, intentando dispersar la convocatoria. En este punto se produjeron varios heridos y al menos tres detenciones, entre ellas la de una mujer de unos 60 años.

En torno a la fuente de Ferraz los antidisturbios cargaron con fuerza contra los manifestantes

Los manifestantes abandonaron la zona -dejando algún contenedor quemado- rumbo a la Plaza de España y Gran Vía. Allí todavía más gente se incorporó a la marcha, que se movió hacia los alrededores del Congreso. Cerca de allí, en la fuente de Neptuno, la Policía Nacional se empleó con fuerza antes de la medianoche para contener a los participantes en las protestas. Hubo más detenidos, y también más cargas. Uno de los manifestantes tuvo que ser reducido por unos seis policías, señal de la tensión que se vivía en esos momentos en pleno centro de Madrid.

Otras ciudades vivieron durante la tarde y la noche convocatorias similares. En Valencia centenares de personas se concentraron con pitos y cacerolas junto a la sede del PP. En Barcelona, tras protestar frente a la sede del partido de Rajoy, medio centenar de manifestantes se dirigieron hacia la casa del presidente de la Generalitat, Artur Mas, para protestar por los recortes.

También en Valladolid unas 300 personas han recorrido varias calles del centro bajo una pancarta en la que se leía el lema Por una sociedad justa y democrática.

Elaborado con información de F. Javier Barroso, Carlos Rico y Miguel Ángel Medina.



Soy minero

12 Julio 2012 4 Comentarios

Por Isaac Rosas

Que en estos tiempos hipertecnologizados hayan tenido que ser los mineros los que enseñen el camino al resto de trabajadores, da que pensar. Que en la época de empresas flexibles, sociedad de la información, economía global, riqueza virtual y trabajadores desubicados y desideologizados, hayan tenido que ser los viejos mineros, con sus duras herramientas, sus manos callosas y su fuerte conciencia de colectivo, los que salgan a la luz y echen a andar para que los sigamos, debería hacernos pensar qué nos ha pasado a los trabajadores durante los últimos años, qué hemos hecho y dejado de hacer, qué nos han hecho y qué nos hemos dejado hacer.

Habrá quien diga que el protagonismo minero de estos días es pura coherencia: si la crisis y las políticas anticrisis suponen para los trabajadores un salto atrás en el tiempo, un regreso a trompicones al siglo XIX, nadie mejor que los mineros al frente de la manifestación, ellos que con tanta rotundidad encarnan aquellos tiempos iniciales del movimiento obrero. Pero no estamos ante un asunto de coherencia histórica, sino mucho más.

Las emocionantes escenas vividas en cada pueblo por donde han pasado los mineros en su marcha hacia Madrid, la acogida, las palabras de ánimo, las ayudas recibidas, la solidaridad extendida por todo el país, en las calles y en las redes sociales, y finalmente el recibimiento en la capital y el acompañamiento en su protesta por tantos trabajadores, deberían ser un revulsivo, marcar un punto de inflexión en la construcción de resistencias colectivas. Los mineros han roto algo, han despertado algo que dormía en nosotros, nos han empujado.

Sé que hay un componente no pequeño de simpatía que escapa a las razones de su protesta. Hay algo de justicia histórica, de memoria, de sentimentalidad obrera si quieren, en el cariño que los mineros reciben estos días, y digo cariño con intención, porque en ocasiones se trata de cariño más que de comprensión de sus reivindicaciones. La figura del minero, con su casco, su lámpara y su rostro ennegrecido está fuertemente arraigado en el imaginario de la clase trabajadora desde hace siglos, y por eso con los mineros no funciona el habitual discurso de los “privilegiados” con que algunos intentan anularlos desde la derecha mediática (por eso, y porque la minería representa desde siempre lo más duro y peligroso del mundo del trabajo, y su fatiga, lesiones, enfermedades y accidentes no casan bien con ningún privilegio). Por todo ello, por su condición popular de héroes de la clase obrera (demostrada, por otra parte, en tantos episodios de lucha en efecto heroica a través de siglos), parece natural que los mineros encuentren todo ese calor a su paso por los pueblos. No creo que una marcha a pie de, pongamos, camareros, albañiles, periodistas o funcionarios, lograse tanto apoyo, tanto cariño, tantos recibimientos, homenajes y adhesiones, por justas que fuesen sus reivindicaciones.

Pero más allá de ese componente emocional, importa el momento en que se ha producido esta salida de los pozos. En un momento de terror económico como este, cuando los trabajadores nos sentimos acorralados, desesperanzados, y nuestra resistencia se limita a adivinar por dónde vendrá el siguiente golpe, la aparición en escena de los mineros puede ser la lucecilla al final del túnel (el túnel en que andamos perdidos los trabajadores, no el tópico túnel de la salida de la crisis donde la única luz que se ve es la del tren que viene de frente), la señal que estábamos esperando. Los mineros nos están dando una lección que no deberíamos dejar pasar, y que va más allá de sus reivindicaciones por justas que puedan ser.

Y lo son. Los mineros tienen razón en su lucha, y no voy ahora a extenderme en por qué tienen razón. La tienen por todos los motivos que ya habrán oído y leído estos días, pero incluso si no tuviesen esos motivos, seguirían teniendo la razón de su lado, por una elemental cuestión de justicia histórica. Se lo debemos, a ellos y a las generaciones de mineros que les anteceden, y eso basta para que estemos obligados a respetar su medio de vida y sus territorios, ofrecerles salidas dignas y no escatimarles un dinero que es calderilla comparado con los rescates financieros. Pero insisto: lo que hoy me interesa no es tanto su lucha particular (que apoyo), sino esa lección de dignidad, solidaridad y resistencia que nos dan al resto de trabajadores. Todos nos hemos sentido interpelados estos días por la lucha de los mineros, en dos direcciones: porque en su reivindicación de un futuro digno cabemos todos los que igualmente carecemos de ese futuro; y porque la contundencia de su lucha hace más evidente nuestra pobre reacción ante los ataques sufridos.

En cuanto a lo primero, la reivindicación de los mineros es extensible a todos nosotros. En los mineros vemos nuestro pasado, nuestra conciencia de clase que en algún momento perdimos o nos arrebataron, las posibilidades de lucha colectiva que hoy no encontramos. Pero sobre todo, vemos en ellos nuestro futuro: en su grito para no ser abandonados, para no desaparecer, para no ver arrasados sus pueblos y comarcas por el paro y la inactividad, asoma un resquicio del futuro que nos espera a todos, convertidos todos en trabajadores abandonados a nuestra suerte, abocados a un largo tiempo de escasez, de miseria; a merced de un viento que no deja nada en pie; con millones de empleos en extinción, y toda España convertida en una gran comarca minera amenazada por la desolación y la falta de salidas.

En cuanto a lo segundo, la dureza clásica con que resisten los mineros, la violencia con que responden a la violencia, hace que debamos buscar otra palabra para denominar lo que hacemos los demás, eso que a menudo llamamos de manera exagerada resistencia. Mientras nosotros ‘incendiamos’ las redes sociales, los mineros prenden fuego real a las barricadas en las autopistas. Mientras nosotros convocamos una huelga cada dos años, sin mucha convicción y sobre todo sin continuidad, los mineros eligen la huelga indefinida durante semanas, inflexible. Mientras nosotros escribimosposts y tuits de denuncia contra los recortes (yo el primero), ellos se encierran en los pozos, paralizan el tráfico, levantan en pie de guerra comarcas enteras, y finalmente echan a andar por la carretera. Mientras nosotros pintamos ingeniosas pancartas y componemos simpáticos pareados para gritar en manifestación, ellos se enfrentan a cuerpo con la Guardia Civil. Mientras nosotros retuiteamos y damos miles de “me gusta” para apoyar las reivindicaciones de los colectivos más castigados, ellos van pueblo por pueblo dando y recibiendo abrazos, compartiendo comidas y techo. Mientras esperamos al próximo aniversario para volver a tomar las plazas, ellos se plantan en la Puerta del Sol tras haber hecho suyas las plazas de todas aquellas localidades por las que pasaron.

La lección está clara: ante el ataque total contra los trabajadores, estos no son tiempos de hashtag, sino de barricada. Frente a la solidaridad efímera de la red social y la indignación inofensiva, son tiempos de caminar juntos, de compartir encierro o marcha, de encontrarse en las calles, de abrazarse como ya no nos abrazábamos, como estos días se abrazaban los mineros con quienes los esperaban a la entrada de cada pueblo.

Por todo ello, el gobierno no puede permitir que los mineros ganen este pulso: porque si triunfan, estarán dando un mal ejemplo para el resto de trabajadores, que podríamos tomar nota, aprender la lección, seguir su ejemplo para ser escuchados, para no ser pisoteados, para no seguir perdiendo: luchar, resistir, construir redes de solidaridad, ser firmes, llegar hasta las últimas consecuencias, tomar la calle, recuperarla. Por eso la durísima represión policial contra los mineros y su criminalización mediática.

Por las mismas razones los trabajadores necesitamos que los mineros ganen este pulso: porque su victoria despeja el camino para nosotros, y en cambio su derrota nos haría más difícil levantar la resistencia. Por eso hoy todos somos mineros, y tenemos que estar con ellos. Por justicia, por historia, por memoria, porque lo merecen. Pero también por nosotros, porque si ellos temen por su futuro, el nuestro es más que negro, negro carbón.

(Tomado de ZC)




El País,

10 de julio 2012

Orgullo minero”. Dos palabras en letras rojas y negras en una estación de autobús revelan la presencia de la marcha negra en el barrio de Aravaca, al noroeste de Madrid, donde la llamada columna norte llegó este lunes poco antes de las tres de la tarde tras 18 días de caminata desde Asturias, León y Palencia. Una gesta que los ha convertido en un referente en la lucha contra la crisis. “Ojalá yo fuera como vosotros. Sois los auténticos héroes de los españoles”. Un vigilante de seguridad de uniforme se acercó por la mañana con una moto a la carretera para dar aliento a los 160 mineros que han recorrido más de 400 kilómetros para llegar a la capital, donde en la noche del martes tienen prevista una marcha nocturna desde Ciudad Universitaria hasta Sol, tras confluir con otro centenar de compañeros procedentes de otra marcha.

Esta columna, formada por mineros de Castilla La Mancha, Aragón y Córdoba y que pasó la noche del domingo en Alcalá de Henares, llegó el lunes a Alcobendas aproximadamente a la una de la tarde tras recorrer más de 30 kilómetros por la R-2. A la entrada de la ciudad —desde la carretera de Barajas— los bomberos recibieron a la columna de mineros con bocinazos y les refrescaron con mangueras de agua para mitigar el calor, informan Maryem Castillo y Sergio Delgado.

La gran manifestación será el miércoles a las 11.00, entre la Plaza de Colón y la sede del Ministerio de Industria. Pero este martes ya está previsto que lleguen 500 autobuses de Asturias, León, Aragón y Andalucía para apoyarlos.

Su lucha se ha convertido en un referente de insumisión contra los recortes provocados por la crisis

“La lucha es el único camino”. Los participantes en la marcha Norte insisten en su sorpresa por el apoyo que han recibido en todo su camino. Pensaban, erróneamente, que iría decayendo al bajar de León. “Fuera de allí se conoce menos la minería y su problemática, pero la verdad es que muchísima gente nos está respaldando”, comenta Pedro Castillejo, delegado del SOMA- UGT de Asturias, y participante en la marcha. Su lucha se ha convertido en un referente de insumisión contra los recortes provocados por la crisis. Los ciudadanos acuden a saludarles, a respaldarlos, a darles las gracias.

Las anécdotas del camino son innumerables. Quedan para el recuerdo los dos agentes de la Policía Local de Madrid que el lunes, entre Las Rozas y Aravaca, acudieron a la cabeza de la protesta, identificada con una bandera con la Cruz de la Victoria (de la bandera asturiana) sobre fondo negro. “Pensábamos que venían a llamarnos la atención”, cuenta un minero palentino, “y alucinamos cuando cada agente nos dio un billete de 50 euros”.

Con donativos como ese, mucho cansancio, cientos de ampollas y mucha, mucha esperanza, los mineros de la columna norte culminaron la penúltima etapa de su marcha negra en Aravaca, donde les esperaban los vecinos de la urbanización Rosa Luxemburgo, con un cuidado dispositivo de bienvenida. Fueron recibidos con aplausos y ruidos de claxon.

“Queremos que toda España nos apoye. Por eso vamos a llegar al centro de Madrid con los cascos y los candiles”, asegura José, de León, exultante por el recibimiento de los vecinos de Aravaca. El minero se ríe cuando ve un anuncio de venta de un chalé. “Por 700.000 euros arreglamos parte de mi empresa”. El gaitero asturiano Hevia fue el encargado de tocar el himno de los mineros, Santa Bárbara bendita, melodía que animó a los mineros durante los últimos kilómetros a través de la megafonía de la organización.

Solidaridad de los vecinos

Los vecinos de Aravaca se volcaron con los fatigados caminantes. Por lo que se refiere al cobijo, sumaron al espacio del gimnasio del colegio del barrio —que la Junta de Distrito cedió tras algunas pegas, afirman los responsables de la Asociación Cultural Rosa Luxemburgo de Aravaca, que se encargó de solicitar este espacio— las plazas disponibles en unas 40 viviendas de vecinos solidarios. En el terreno del espíritu, organizaron una multitudinaria “cena de confraternización”, en la que participaron numerosos artistas, entre ellos Luis Eduardo Aute, Pilar Bardem, Willy Toledo o Víctor Manuel.

“Nosotros somos igual que cualquier otro”, señaló Luis Pastor, del brazo de Pilar Bardem. “Como todos los ciudadanos que, para ayudar a los mineros, han abierto sus casas, su corazón, y les han dado su comida”. El cantautor y la actriz recibieron efusivos saludos y muestras de cariño a su llegada al recinto. Se muestran poco preocupados, dicen, con quienes probablemente criticarán su presencia allí, como ocurrió cuando se movilizaron por otras causas, como la oposición de la guerra de Irak de 2003. "Si nos critican, pues que nos critiquen. Es muy fácil estar en Twitter, con un nombre falso, diciendo barbaridades”, dijo la matriarca de los Bardem.

Sobre el escenario, la noche deparó muchos y variados momentos de emoción. Desde el debut de Caídos del Cielo, un grupo de teatro formado por personas en riesgo de exclusión social, a los más clásico, como la mítica Al alba, de Luis Eduardo Aute, cantada por su autor a capella. Pero el punto de máxima emoción se alcanzó, como era de esperar, pasadas las once de la noche y con el más clásico de los referentes de la minería en formato canción en España, a cargo del asturiano, de la cuenca del Caudal, Víctor Manuel.

“Un recuerdo, lo primero de todo, para los compañeros encerrados en los pozos Candín y Santiago, que llevan 45 días”. Con esas palabras inició su actuación el mierense para arrancar con guitarra acústica los acordes de El abuelo Víctor. En torno a 3.000 personas pudieron corear que “el abuelo fue picador allá en la mina y arrancando negro carbón quemó su vida”, y el posterior “sola en mitad de la Tierra” de Asturias. Puños en alto, móviles grabando y voces emocionadas siguieron estas canciones. Como broche final, varios de los artistas subieron al escenario para acompañar al asturiano y cantar Santa Bárbara bendita, el himno minero por excelencia.

Con la última etapa, los mineros del norte habrán aguantado calor y cansancio acumulado durante más de 400 kilómetros para transmitir al ministro de Industria, José Manuel Soria, que no se puede mantener el recorte del 63% de las subvenciones para este año que, según denuncian los sindicatos, provocará el cierre de las minas de carbón en Asturias, León, el norte de Palencia, Aragón y Castilla-La Mancha. “Victorino Alonso, empresario del carbón de Asturias y León, ya ha dicho que si le bajan el 63% las ayudas se verá obligado a echar al mismo porcentaje de trabajadores”, explicaba un minero de Villablino, que resaltó que hará todo lo posible para mantener a sus tres hijos: “Todos en el pueblo vivimos del carbón”.


Por eso los caminantes volvieron a tirar el lunes por la noche, una vez más, de su orgullo minero. Un sentimiento que relacionan con la lucha obrera. Con cientos de kilómetros en sus pies, ataviados con sus cascos y con sus camisetas negras y verdes adornadas con lemas como “lucha minera”, “sí a la reactivación de las cuencas mineras” o “quieren acabar con todo”, respondieron, al final del acto, sacando pecho: “Aquí están, estos son los que sacan el carbón”.

Mineros españoles: su victoria es nuestra victoria

9 Julio 2012

Se acerca el día de dar la bienvenida a la Marcha Negra de la minería que llega a Madrid después de haber recorrido cientos de kilómetros en defensa de sus puestos de trabajo y del futuro de pueblos y comarcas enteras.

Esta marcha representa la dignidad que nos ha devuelto la sonrisa, la esperanza y la ilusión de reivindicar de nuevo, con ímpetu renovado, la conciencia de clase, el orgullo obrero frente a la filosofía neoliberal del fin de la historia o la posmodernidad del “ni de izquierda ni de derecha”.

La lucha minera, como la de los astilleros o la que surge de las grandes concentraciones industriales, por su cohesión, por su firmeza, han sido siempre el objetivo a batir tanto por los gobiernos social-liberales como por los abiertamente neoliberales.

La saña con la que la Primera Ministra británica Margaret Thacher, ese santificado icono del liberalismo, combatió a los sindicatos mineros es un ejemplo claro y la derrota de esa lucha obrera una debacle para el conjunto de la izquierda en el Reino Unido.

Por eso no me extraña nada que en el principio de la legislatura del Partido Popular cuya hoja de ruta es una guerra contra las libertades y el concepto público de la sociedad, se haya buscado el conflicto abierto contra la comunidad minera en un intento de desarbolar los pocos sectores organizados que quedan en el movimiento obrero.

En las zonas mineras se da una alta afiliación sindical con marcado sentido de clase que todavía entronca con la propia sociedad. A pesar de la desmovilización producida por unas cúpulas que, en muchos casos, olvidaron sus orígenes y se convirtieron en gestores de servicios para una clase que se creyó media, pese a las corruptelas o la burocratización, cuando se ataca al conjunto del carbón este responde con movilización firme en tajos y calles.

Es en ese músculo donde muchos nos sentimos reflejados, hartos de tragar con la tibieza que permite 18 reformas laborales, hastiados de ver pisar alfombras, del pacto tras pacto,… en fin, de ver el suicidio de organizaciones que se forjaron con sangre y prisión, puestas al servicio de los intereses del lado progre del bipartido, ese que nos desindustrializó y precarizó tanto como la derecha.

Por eso al Partido Popular no le está resultando nada fácil doblegar a una fuerza que marcha unida y cuyo apoyo social crece al compás de su muestra de poderío en medio de un desierto de incapacidad generalizada para responder con acierto a los ataques salvajes contra sectores tan básicos como la educación y la sanidad.

En una situación de agresión constante con un alto nivel de represión contra estudiantes, profesores y movimientos sociales, está resultando casi imposible criminalizar las acciones de defensa que realizan los mineros ante las fuerzas antidisturbios de la Policía o de la Guardia Civil.

Hombres, mujeres, jóvenes, familias enteras que, además, saben batirse el cobre frente a porras, pelotas y botes de humo. No, no es tan fácil conseguir que honradas familias trabajadoras apoyadas por comarcas enteras sean vistas como terroristas de la “kale borroka”.

Con cada kilómetro recorrido, con cada día de encierro en las galerías, con cada corte de carretera, con cada manifestación, la minería nos está dando un curso de recuperación sobre la materia lucha, esa que suspendimos o a la que no nos presentamos.

Esa fuerza, esa unidad, apunta al norte necesario de unir luchas y recuperar conciencia. Juntos, cuando entendemos nuestra clase y nos unimos obreros, parados y estudiantes no hay quien nos pare.

Necesitamos, más que una nueva forma de lucha, una limpieza en las estructuras y una vuelta al origen, a saber quien somos y a defender que la riqueza del país se ponga al servicio del pueblo.

Sé que el Madrid digno recibirá como se merece a estos luchadores y luchadoras que ojalá sean capaces de tiznarnos de negro dignidad y que ese color sea tendencia en próximas movilizaciones.

La minería en lucha debe vencer. Ellos ya luchan, nosotros, cada uno de nosotros y nosotras, debemos darle toda nuestra solidaridad activa. Su victoria es la victoria de todos.

(Tomado de Hablando República)





7 de julio 2012

Al final de la marcha serán 100.000 
l El conflicto del carbón l Las movilizaciones
Los líderes de UGT y CC OO de Asturias, que acompañaron a los mineros durante la etapa de ayer, anuncian una manifestación multitudinaria cuando se alcance la meta de Madrid 03:24    VOTE ESTA
Las ansias por llegar a Madrid se notaron ayer más que nunca en los quince días de marcha que los mineros llevan a sus espaldas. Sin dejar Castilla y León, cruzaron la frontera entre Ávila y Segovia, partiendo de Sanchidrián para llegar a la localidad de Villacastín. Más de veinte kilómetros que los caminantes cubrieron en apenas cuatro horas. A diferencia de lo ocurrido en anteriores etapas, los mineros no pudieron hacer noche en Villacastín. El alcalde, Jesús Grande (PP), se excusó alegando que no tenía un sitio lo suficientemente amplio para acogerlos. Los trabajadores se desplazaron -ya en autobús- hasta la localidad segoviana de San Rafael, donde harán dos noches.


La marcha partió de Sanchidrián a las siete de la mañana. Tan sólo hicieron una parada para descansar dos horas y media después de partir. El equipo de apoyo les ofreció agua, fruta y frutos secos a unos tres kilómetros de Villacastín. Ni siquiera pararon. Como los ciclistas durante la etapa, los mineros cogían las botellas de agua en marcha para no perder un segundo. Y a un ritmo que nada tenía que envidiar al de los deportistas de élite.


En Villacastín, los mineros fueron recibidos por el alcalde, así como por miembros de FITAG-UGT y CC OO de la provincia segoviana, que se habían desplazado hasta allí al ser la primera parada dentro de su provincia. También decidieron acompañar a los trabajadores los secretarios generales de UGT y CC OO en Asturias, Justo Rodríguez Braga y Antonio Pino, respectivamente; así como otros miembros de su ejecutiva, como Abel Suárez y Mar Celemín por UGT, y Amable González por CC OO, entre otros. Rodríguez Braga aprovechó para reclamar al Gobierno que «resuelva este conflicto con el sector minero. El problema tiene solución y hay propuestas, solo le falta voluntad». El sindicalista dejó claro que la minería «forma parte de la economía productiva de este país, de las Cuencas y de ciudades importantes no solo en Asturias, sino también en Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón. Además, no solo afecta a los mineros, también a autónomos, comerciantes y al sector servicios». Similares palabras fueron las de Antonio Pino, quien dijo que «el principal causante de este conflicto es el Gobierno. Él tiene la culpa de que se produzcan las huelgas, los encierros y los cortes de carretera». También hizo referencia el responsable de CC OO al «cinismo» del Gobierno, «al ofertar negociar un nuevo plan de la minería cuando no cumple con el actual». Por último, los dirigentes sindicales hicieron referencia a la manifestación del próximo miércoles en Madrid, «donde esperamos tener más de 100.000 ciudadanos apoyando nuestra reivindicación», subrayo Rodríguez Braga. Pino reseñó que la marcha minera hasta la capital de España no será la ultima movilización del sector, «seguiremos con las protestas hasta que logremos una solución». El secretario de UGT anunció que el día 22 se convocará una nueva manifestación en defensa de los sectores productivos en Asturias, aunque sin especificar el lugar.


Junto a los sindicalistas, también acudió ayer a la marcha una delegación de la Agrupación Socialista de Langreo encabezada por su secretario general, Constantino Fernández «Tino Sama», y la alcaldesa, María Fernández. La regidora acompañaba por segunda vez a los trabajadores de la columna y se mostró animada a volver, ya durante la manifestación del próximo miércoles en Madrid. Antes, al igual que el resto de alcaldes socialistas y de IU, se encerrará junto con sus concejales en el Ayuntamiento como medida de apoyo al sector minero, desde el domingo y hasta la tarde del martes.

Los mineros volverán hoy de nuevo a Villacastín para iniciar la decimosexta etapa de su marcha que acabará en San Rafael. Aproximadamente una veintena de kilómetros que realizarán con la misma fuerza y valentía con la que han aguantado los días previos. 

Cuando lleguen a Madrid, los mineros podrán pasar la última noche en la Ciudad Universitaria. Al final, tras la negativa inicial de la Alcaldesa de Madrid, Ana Botella, les cederá un espacio para dormir.

www.lne.es/cuencas



El conflicto minero se intensifica mientras Madrid espera la "marcha negra"

 (AFP) –  7 de julio 2012

CABORANA, España — El conflicto de los mineros españoles se agravaba este viernes con nuevos enfrentamientos en el norte del país que dejaron dos guardias civiles heridos y seis piquetes detenidos, durante una huelga del sector y mientras la "marcha negra" minera se dirige a Madrid.

Mineros con los rostros cubiertos por pasamontañas y pañuelos montaron barricadas incendiando neumáticos y lanzaron cohetes caseros a los efectivos de la Guardia Civil, que intentó dispersar las protestas con gases lacrimógenos en varias vías cerca de la localidad de Caborana, próxima a Oviedo.

"Dos guardias civiles resultaron heridos por quemaduras a consecuencia de la explosión de cohetes, y seis miembros de un piquete han sido detenidos durante la intervención que hubo de llevarse a cabo hoy por la Guardia Civil en el entorno del pozo Santiago a fin de restablecer la circulación de vehículos", indicó la delegación del Gobierno de la región de Asturias en un comunicado.

Desde la mañana de este viernes, unos mineros habían cortado unas carreteras del pozo Santiago, cerca de Oviedo, "impidiendo la libre circulación de las personas e incluso bloqueando algunos servicios sanitarios", había informado un comunicado anterior.

En huelga nacional desde principios de mayo en rechazo a la decisión del Gobierno español de reducir las ayudas al sector, el conflicto minero ha ido adquiriendo un tono cada vez más violento, y los trabajadores se muestran dispuestos a ir hasta el final para defender su profesión, amenazada con desaparecer.

Tras varias reuniones sin frutos con el gobierno, las negociaciones se encuentran en punto muerto. Después del último encuentro, el lunes, los mineros anunciaron "acciones radicales"

El jueves por la noche, una mujer y una niña de cinco años resultaron heridas en la localidad asturiana de Pola de Lena, durante unos choques entre las fuerzas del orden y los mineros, indicó este viernes a la AFP un portavoz de la delegación del Gobierno en la región.

La niña sufrió "heridas por cristales cuando una bola de goma rompió el cristal de una ventana de su domicilio, y la mujer fue golpeada por un proyectil por parte de los mineros", precisó el portavoz. Ambas tuvieron que ser hospitalizadas.

El pasado 22 de junio, unos 200 mineros aglutinados en dos columnas, una de Castilla León y Asturias (noroeste) y otra de Aragón (noreste), partieron en una "marcha negra" con dirección a Madrid, donde prevén llegar el martes por la tarde tras haber recorrido alrededor de 500 km a pie.

El miércoles coronarán su acción con una manifestación en la capital.

Los mineros "tienen el ánimo muy alto porque tienen la ilusión de que cuando lleguen a Madrid, obligarán al gobierno a rectificar sus medidas de querer cerrar la minería", explicó José Mesa, responsable de comunicación del sindicato UGT .

"Además están encontrando un apoyo popular en los pueblos, toda la gente por donde van pasando les van dando la comida, les apoyan", añadió.

En reestructuración desde hace 20 años, las minas de carbón españolas han ido cerrando poco a poco. Unas cuarenta están aún activas, principalmente en el norte del país, y emplean a alrededor de 8.000 mineros.

Pero el carbón español, más caro que el importado, depende de las subvenciones del Estado, que deberán terminar de aquí a 2018 por decisión de Bruselas.

Junto a esto, el Gobierno español, en un intento de reducir el déficit público, decidió recortar un 63% las ayudas públicas al sector este año, pasando de los 301 millones de euros de 2011 a 111 millones.

Esta decisión amenaza directa o indirectamente, denuncian, unos 30.000 puestos de trabajo, y condena a las minas españolas a cerrar más rápido de lo previsto.

Copyright © 2012 AFP. Todos los derechos reservados. Más »






6 de julio 2012

Sanchidrián (Ávila),


Andrés VELASCO


Tras dos semanas de carretera, los mineros afrontan desde hoy los últimos cinco días de marcha. Serán cinco jornadas en las que esperan que el Gobierno resuelva lo que tiene pendiente desde hace meses. Ayer, en la decimocuarta etapa de la marcha del carbón, los trabajadores que forman la columna recibieron la visita de vecinos de las comarcas mineras, que quisieron acompañarles durante los algo más de veinticinco kilómetros que separan las localidades de Arévalo y Sanchidrián.

A estas alturas de marcha, cada apoyo y cada muestra de cariño que reciben los mineros es muy importante para reforzar su moral y seguir adelante. Y es que tras catorce días fuera de casa, muchos de ellos con «heridas de guerra» en los pies y en los músculos, las fuerzas ya van escaseando. Por ello, el calor de la gente es la adrenalina de cada día.

La salida de la decimocuarta etapa se produjo a las siete de la mañana, cuando los mineros abandonaban la localidad de Arévalo para incorporarse a la autopista de nuevo. En esta jornada, a la cabeza los mineros asturianos, ya que en la del miércoles había sido el turno de de León. Tras recorrer unos 14 kilómetros, en la localidad de Adanero los mineros volvieron a la carretera nacional, una vía que prácticamente habían abandonado al salir de la provincia de León, donde ya realizaban la mayoría de las etapas por la A-6, con la salvedad de los tramos de entrada en los pueblos y los desvíos para los avituallamientos.

Junto a ellos, decenas de vecinos de las Cuencas que quisieron estar allí apoyándoles. «Están cansados, pero son el orgullo de nuestras comarcas y de la lucha minera», aseguraban, emocionados, algunos de los visitantes que decidieron hacer la etapa. Junto a ellos también estaba Alfonso de la Rosa, secretario general de la Unión Comarcal de CC OO en el Caudal. El veterano sindicalista quiso volver a acompañar a los trabajadores del sector carbonero tras haberlo hecho en un de las etapas más emotivas de la ruta hacia Madrid: la de la unión de las columnas asturiana y leonesa en La Robla. «Hay que estar con ellos porque nos representan a todos los ciudadanos que vivimos en las Cuencas y que deseamos que de una vez por todas este ministro deje de machacar a la minería del carbón», aseguró De la Rosa.

También acompañaron a los mineros representantes del PSOE de Mieres, como el Secretario de Organización de la FSA, Jesús Gutiérrez, el ex director general de Deportes y ex alcalde, Misael Fernández Porrón, el ex regidor y ex director general de Minería, Luis María García, el portavoz municipal socialista Armando Fernández Natal y varios concejales y ex concejales. 

En la llegada a Sanchidrián, los trabajadores fueron recibidos por los vecinos del pueblo y el contingente asturiano antes de acudir al polideportivo municipal donde pernoctaron. Para hoy, los mineros tienen 30 kilómetros por delante hasta Villacastín. Eso sí, para más adelante, los sindicatos han tenido que buscar aliados en las asociaciones de los pueblos. Concretamente, en Aravaca, dormirán en instalaciones cedidas por un colectivo al no permitir ña Comunidad de Madrid la cesión del polideportivo.



TVE,4 de julio 2012

Enfrentamientos mineros y Polícia


Los mineros se han enfrentado a la Policía en el entorno del pozo Sotón, donde el corte de la carretera AS-117 con barricadas de neumáticos y troncos ardiendo ha provocado la intervención de la Policía. Los incidentes han provocado interrupciones en el tráfico de vehículos en esta vía, así como en la SM-3, situada en la misma zona, y en la MI-1, entre Mieres y Ablaña. Además, los mineros han cortado las vías de Renfe en La Pereda, en el trayecto entre Oviedo y Mieres, y las de Feve entre Tuilla y El Entrego. También han cortado una carretera en Teruel en su jornada número 38 de huelga indefinida. En concreto, la carretera A-223 a la altura de la localidad turolense de Andorra.

En León, un piquete compuesto por unas cuarenta personas ha bloqueado los accesos a la central térmica de Cubillos del Sil. El bloqueo, que permanece desde las 8:00 horas, impide el acceso de los camiones a la central, mientras que los mineros están permitiendo el paso de los vehículos de los trabajadores, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en León.

Asimismo, y dentro de las movilizaciones en apoyo al sector del carbón y de la reindustrialización de las comarcas mineras, esta noche a las 22.00 horas se hará una marcha nocturna desde la ermita de Santa Bárbara en Ariño hasta la Mina María donde está situado el puesto de comunicación con los seis mineros encerrados. Se leerá una carta que ha escrito Carlos Luna, uno de los enclaustrados, en homenaje a las mujeres de los mineros.
13 días de marcha

La "marcha del carbón" que protagonizan más de 200 mineros prosigue en su trayecto a pie hacia Madrid para protestar contra los recortes del 63% en las ayudas para el sector, mientras que la marcha de los mineros que se manifestarán el 11 de julio en la capital de España está en su décimotercer día.

El grupo de trabajadores que comenzaron a andar en Asturias y Castilla y León se encontró el martes con los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo. En la jornada de ayer, dos mineros fueron detenidos en la localidad leonesa de Ciñera durante los enfrentamientos entre los mineros y los agentes de la Guardia Civil.
Sin ayudas, la quiebra

En lo que respecta al plano político, Juan Morano, senador del PP por León, ha decidido darse de baja de esa formación, sin renunciar al escaño en la Cámara Alta, tras ser suspendido temporalmente de militancia por "deslealtad", a raíz de sus declaraciones contra el Gobierno y su propio partido con motivo del conflicto minero.

La patronal Carbunión, que ha participado en una reunión entre empresas mineras de Castilla y León y el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ha avanzado que, si no llegan las ayudas estatales, las compañías del sector se verán obligadas "en cualquier momento" a presentar concursos de acreedores.

Mientras, el secretario general confederal de la Unión Sindical Obrera (USO), Julio Salazar, ha pedido por carta al titular del departamento, José Manuel Soria, que convoque una mesa del carbón para negociar el nuevo Plan del Carbón 2013-2018 e intentar buscar soluciones al conflicto de la minería. Esta petición se produce después de que Soria se reuniese sin llegar a un acuerdo con representantes de las federaciones de Industria de UGT y CCOO.




4 de julio 2012

La marcha del carbón sigue su camino y continúan los incidentes por la huelga


Madrid, 3 jul (EFE).- La "marcha del carbón" que protagonizan más de 200 mineros, que se han encontrado hoy con los secretarios generales de UGT y CCOO, prosigue en su trayecto a pie hacia Madrid, mientras que los incidentes por la huelga del carbón en las cuencas mineras han continuado desde esta mañana.
Los trabajadores del carbón llevan 37 jornadas de huelga para protestar contra los recortes en las ayudas para el sector, mientras que la marcha de los mineros que se manifestarán el 11 de julio en la capital de España está en su duodécimo día.
El grupo de trabajadores que comenzaron a andar en Asturias y Castilla y León, que hoy se ha encontrado con los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, ha llegado hoy a Medina del Campo, procedente de Tordesillas tras un recorrido de 23 kilómetros.
Los mineros, que llevan 37 días en huelga, han levantado barricadas en Asturias y Castilla y León, que han producido cortes de tráfico en varias carreteras, y también han interrumpido el tráfico ferroviario hacia el Principado.
Aunque la Guardia Civil ha informado esta tarde de que se ha restablecido la circulación, dos personas han sido detenidas esta mañana en Ciñera (León) durante los enfrentamientos entre los mineros y los agentes de este cuerpo de seguridad.
En lo que respecta al plano político, Juan Morano, senador del PP por León, ha decidido darse de baja de esa formación, sin renunciar al escaño en la Cámara Alta, tras ser suspendido temporalmente de militancia por "deslealtad", a raíz de sus declaraciones contra el Gobierno y su propio partido con motivo del conflicto minero.
El diputado socialista por León José Antonio Alonso -exministro y exportavoz del PSOE en el Congreso- ha mostrado su apoyo a los mineros y a las familias y ha reiterado que las ayudas al sector del carbón, a las que se les aplicará un recorte de más del 60 por ciento, son "perfectamente asumibles".
Además, el diputado de IU Gaspar Llamazares ha dicho en Salamanca que para resolver el conflicto de la minería "sólo queda la alternativa de presionar social y políticamente al Gobierno de España" con acciones como la marcha minera.
La patronal Carbunión, que ha participado en una reunión entre empresas mineras de Castilla y León y el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ha avanzado que, si no llegan las ayudas estatales, las compañías del sector se verán obligadas "en cualquier momento" a presentar concursos de acreedores.
En relación con la patronal del carbón, el consejero de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, ha afirmado que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo tendría que reunirse con las empresas del sector minero de forma bilateral.
Mientras, el secretario general confederal de la Unión Sindical Obrera (USO), Julio Salazar, ha pedido por carta al titular del departamento, José Manuel Soria, que convoque una mesa del carbón para negociar el nuevo Plan del Carbón 2013-2018 e intentar buscar soluciones al conflicto de la minería.
Esta petición se produce después de que ayer se reuniera Soria con representantes de las federaciones de Industria de UGT y CCOO.
Los sindicatos se opusieron entonces a negociar el plan 2013-2018, como lleva pidiendo el ministro desde hace semanas, hasta que se pueda establecer un diálogo que permita reducir los recortes en las ayudas al carbón para este año. EFE



3/7/2012

Policías detuvieron a varios mineros españoles en una protesta al norte de España. Los trabajadores de carbón están protestando contra la propuesta del Gobierno para reducir el financiamiento para la producción de ese mineral. Reuters.


3/7/2012

IU denuncia que el PP niega instalaciones municipales a la marcha minera
Noticias EFE
Madrid, 3 jul (EFE).- Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid ha denunciado hoy que el PP se niega a ceder instalaciones municipales a la marcha minera pese a que sí las cedieron a los peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en agosto de 2011.
Según una nota de la formación que dirige Gregorio Gordo, esta iniciativa se presentó en los Plenos de los Ayuntamientos de Pozuelo de Alarcón, Majadahonda, y Las Rozas, municipios por los que pasarán los mineros que el pasado 22 de junio emprendieron una marcha hacia Madrid, donde prevén llegar el próximo día 11.
IU-CM recuerda en su escrito que las instalaciones municipales no sólo fueron cedidas para la JMJ de 2011 sino que también lo fueron para la marcha minera que tuvo lugar durante el Gobierno socialista de Felipe González.
La formación política aboga por mantener esa dinámica y para ello presentará este ruego en los Plenos municipales de otras localidades madrileñas por las que pasará la 'marea negra'. EFE



2/7/2012 El mundo.es

Los sindicatos mineros han manifestado su "rechazo" ante la posición que ha mantenido el Gobierno durante su encuentro este lunes en Madrid, donde el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha insistido a los representantes de los trabajadores en que "no hay margen de maniobra" para modificar los recortes a las ayudas del carbón para este año y les ha emplazado a negociar el nuevo Plan, por lo que no ha habido "ningún acercamiento".

"Se podían haber ahorrado la reunión. Es incomprensible que nos convoquen para insistir en que 2012 está cerrado", ha subrayado el secretario general de Industria de CCOO, Felipe López, para añadir que "no tiene sentido hablar de 2013 sino tenemos garantías de que la actividad se mantiene en el sector este mismo año".

De este modo, han mostrado "sorpresa" por la convocatoria de este encuentro por parte del Ministerio donde pensaban que el ministro "iba a abrir alguna negociación" para buscar una solución al recorte de 2012.
 'Seguiremos con las movilizaciones'

"Tenía en su mano haberlo encauzado si hubiera flexibilizado algo la postura. Nosotros seguiremos con las movilizaciones y estamos dispuestos a negociar en cualquier momento sobre la base de buscar una salida negociada al recorte de 2012", ha añadido.

En la misma línea se ha manifestado el secretario general de FITAG-UGT, Antonio Deusa, que ha lamentado la "falta de voluntad política" del Ministerio ante el conflicto del carbón donde no han mostrado "ninguna voluntad" para modificar los recortes de 2012.

"Cada día que pasa estamos peor", ha señalado Deusa que ha asegurado que las movilizaciones continuarán".

La misma queja han expresado los mineros turolenses, para quienes la reunión con Soria ha supuesto "más de lo mismo", al tiempo que han calificado de "tomadura de pelo" la reunión con Soria.

Antonio Herrero, secretario provincial de la Federación de Industria de CCOO, se ha preguntado "para qué nos convocan a una reunión en la que no se va a ofrecer absolutamente nada".
 Reunión con el presidente de Asturias

Tras verse con los mineros, el ministro de Industria ha mantenido un encuentro con el presidente de Asturias, Javier Fernández, quien ha dicho que discrepa "profundamente" de la posición de Industria sobre la negociación del Plan del Carbón para 2012-2013 sin plantear reducir los recortes.

Fernández ha dicho que el Gobierno "plantea una reducción más que drástica de las ayudas" a la minería en 2012, y ha señalado que Soria no puede plantear "una negociación a partir de 2013 cuando muchas empresas que ahora están activas, sin esas ayudas no estarán funcionando el año que viene".

Por todo ello, Fernández ha anunciado que pedirá una reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
 Llamazares pide la dimisión de Soria

Por su parte, el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares ha reclamado la dimisión del ministro Soria por considerar que "no sólo es un incompetente compelo", sino que tiene como objetivo "ensañarse con los mineros y con la gente de las cuencas".

Llamazares ha hecho estas declaraciones en Tordesillas (Valladolid), quien se ha desplazado hasta esa localidad para mostrar su apoyo a los mineros que participan en la denominada 'marcha negra'.




2/7/2012 El Economista.es

El diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares acude este lunes, 2 de julio, a la localidad vallisoletana de Tordesillas para recibir a la III Marcha Minera.

VALLADOLID/OVIEDO, 2 (EUROPA PRESS)

Junto a Llamazares, acudirán a la villa el procurador de IU en las Cortes de Castilla y León y coordinador regional de la formación, José María González, y una parte de la Presidencia de Izquierda Unida en Valladolid.

La delegación de Izquierda Unida esperará a los mineros en el pueblo para expresar el "apoyo y la solidaridad" de su fuerza política a su lucha por el mantenimiento de la minería del carbón.

Izquierda Unida, en un comunicado, ha recordado que ya ha mostrado su apoyo a las reivindicaciones mineras a través de numerosas iniciativas tanto en el Parlamento como en las Cortes de Castilla y León como la Proposición no de Ley para el cumplimiento completo del Plan del Carbón y la redacción de un nuevo Plan hasta 2018 o las preguntas parlamentarias sobre las actuaciones del Ministerio ante Europa en defensa de la minería española o sobre la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad en las protestas mineras.

Ahora, IU ha planteado la necesidad de defender el futuro de la minería del carbón como una apuesta por mantener una reserva energética básica para el país, nacionalizar las explotaciones y buscar fórmulas para minimizar su efecto en el medio ambiente.

La dirección provincial de IU en Valladolid tiene previsto emitir el lunes una declaración política de apoyo a las cuencas mineras coincidiendo con la llegada de la III Marcha Minera a Valladolid.

La Marcha Minera proseguirá el día 3 su recorrido por la provincia de Valladolid hasta Medina del Campo, donde la Asamblea Local de Izquierda Unida les mostrará también su apoyo y solidaridad.

1/7/2012 El Mundo ES.

Nueve horas bajo un intenso calor. Los mineros que participan en la 'marcha negra' del carbón han completado la décima etapa de la ruta desde Asturias y León a Madrid. Era el día más largo con una caminata de cerca de 35 kilómetros.

Lo prolongado del trayecto y el calor han hecho que los mineros hayan tenido que realizar cuatro paradas en el recorrido entre Villapando (Zamora) y Mota del Marqués (Valladolid), a donde han llegado sobre las 16.00 horas.

Los cerca de 170 mineros que integran la caravana han realizado los primeros kilómetros por un camino paralelo a la autovía A-6 o Autovía del Noroeste, por cuyo arcén, han completado el recorrido hasta Mota del Marqués.

Aunque el cansancio se ha dejado notar tras haber realizado ya diez de las veinte etapas, la mayoría de los caminantes de la 'marcha negra' han coincidido en señalar que siguen con fuerzas para continuar camino hacia Madrid en defensa del sector del carbón.

Los vecinos de Mota de Marqués los han recibido con una pancarta de bienvenida en la que han dado ánimos a los mineros, a los que ha acompañado una charanga de la localidad en la parte final del trayecto, desde la salida de la autovía hasta las piscinas municipales.

En ese lugar se han habilitado las mesas en las que cenarán y pantallas de televisión para que esta noche puedan ver el partido de la final de la Eurocopa de fútbol que juega la selección española contra Italia.

La 'marcha negra' que partió el pasado 22 de junio de Mieres (Asturias) y de las localidades leonesas de Villablino y Bembibre, tiene previsto concluir la madrugada del 11 de julio en Madrid, tras unirse en la última etapa, que será nocturna, con la marcha de mineros que ha partido de Aragón.


EL País 30/6/2012
Los 160 mineros a su llegada a Benavente en su octava etapa.

Por ello, en un nuevo gesto de solidaridad, a su llegada al Ayuntamiento de Benavente los mineros han formado un pasillo con sus cachas en agradecimiento y ánimo para la plantilla de la fábrica de madera.

Allí, frente a la casa consistorial, los mineros han sido recibidos por el alcalde popular, Saturnino Mañanes, que, aunque no ha entrado a valorar el conflicto minero, ha trasladado a los mineros la hospitalidad de todos los vecinos de Benavente “al igual que lo hacen con todos los peregrinos que llegan hasta aquí”.

Ocho jornadas en el asfalto que hasta ahora no ha hecho mella en los ánimos y las ganas de luchar de estos 160 mineros que recuerdan que lucharán hasta el final y que ven como poco a poco Madrid, a donde está previsto que lleguen el 11 de julio, está cada vez más cerca ante la “intransigente” actitud del Gobierno.

Por ello, recuerdan al ministro que son mineros y que como siempre, “con valentía” llegarán hasta el final para luchar por la supervivencia del carbón. Sin embargo, aún son muchos los que mantienen un hilo de esperanza y confían en que no tengan que alcanzar la capital de España. Una nueva etapa que pone punto y final en una marcha que poco a poco se aproxima a la capital de España



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada