Michael Roberts The profitability of crises


June 19, 2017
I was recently interviewed on my book, The Long Depression, and on other economic ideas, by José Carlos Díaz Silva from the Economics Department of the National University of Mexico (UNAM) where I have been invited next March 2018 to deliver a series of lectures.

In the first part of this interview, Jose questions me on the basic themes of my book.

JCD: In general terms, how could you explain the recent crisis? Can we link the United States crash in 2008 with the problems that followed in Spain, Greece and Ireland, and the latter with the recent scenario as a unique process of crisis?

MR: In my book, The Great Recession and my subsequent book, The Long Depression, I argue that the global financial crash of 2008 and the ensuing deep global slump in capitalist production were caused by a combination of the falling profitability of productive capital (Marx’s law) and excessive borrowing to speculate in fictitious capital (stocks, bonds and property).  At a certain point, bank lending and mortgages and their ‘diversification’ into mortgage-backed derivatives (bought worldwide) could no longer be funded as profit in productive sectors dropped and incomes fell back.  The great Ponzi scheme of financial speculation then collapsed and revealed the underlying failure of capitalist production.  Investment plunged and took employment, incomes and consumption down with it.

This is the ‘normal’ process of capitalist crisis: profitability falls to a point where profits in total stop rising, then investment collapses and the costs of capital (means of production and labour) are reduced violently.  This particular slump was worse because it was combined with the destruction of fictitious capital that had reached unprecedented levels; and because it was global.  Every major economy and financial sector was affected.  The banking crash and the massive credit squeeze spread to Europe.  The credit crunch hit the property markets of Spain and Ireland; and the excessive over-leveraged property and corporate sectors in Greece.  Greece was brought to its knees because of the previously wild borrowing at cheap rates by Greek corporations especially in property; and the tax evasion and capital flight of those corporates and the rich meant that the Greek government had insufficient revenues to handle a collapse in the economy and meet the demands of its creditors, the French and German banks.
So the Euro crisis was really a crisis of global capitalism.  But it had special features in that the weakest parts of the Euro area were hit hardest because they were dependent on investment from the core (Germany, France etc).  And the Euro leaders were unwilling to subsidise the weaker economies.
JCD: Why is important to build a general theory of capitalist crisis?
MR: If we do not develop general theories then we remain in ignorance at the level of surface appearance.  In the case of crises, every slump in capitalist production may appear to have a different cause.  The 1929 crash was caused by a stock market collapse; the 1974-5 global slump by oil price hikes; the 2008-9 Great Recession by a property crash.  And yet, crises under capitalism occur regularly and repeatedly.  That suggests that there are underlying general causes of crises to be discovered.  Capitalist slumps are not just random events or shocks.
The scientific method is an attempt to draw out laws that explain why things happen and thus be able to understand how, why and when they may happen again.  I reckon that the scientific method applies to economics and political economy just as much as it does to what are called the ‘natural sciences’.  Of course, it is difficult to get accurate scientific results when human behaviour is involved and laboratory experiments are ruled out.  But the power of the aggregate and the multiplicity of data points help.  Trends can be ascertained and even points of reversal.
If we can develop a general theory of crises, then we can test against the evidence to see if it is valid – and even more, we can try and predict the likelihood and timing of the next slump.  Weather forecasting used to be unscientific and just based on the experience of farmers over centuries (not without some validity).  But scientists, applying theory and using more data have improved forecasting so that it is pretty accurate three days ahead and very accurate hours ahead.
Finally, a general theory of crises also reveals that capitalism is a flawed mode of production that can never deliver a harmonious and stable development of the productive forces to meet people’s needs across the globe.  Only its replacement by planned production in common ownership offers that.
JCD: When talking about the pertinence of the falling profit rate as a determinant of the crisis, it is commonly underlined in Marx’s works as the strongest explanation. This is, if Marx himself considered the falling profit rate as the foundation of the main explanation of the crisis, then we should think of it as correct, but if we find some textual evidence, in the Marx’s writings, that shows he abandoned this thesis In his last years of work, then it will be incorrect thinking on the falling rate of profit as the main explanation of the crisis. How fruitful is this way of doing research? Is it possible that waiting for the “Marx approval” is a noxious one for the possibility of constructing a theory of crisis?
MR: Interpreting Marx’s voluminous writings to ascertain what his theory of crises is useful, but only to some extent.  Marx’s contribution must be the foundation of any effective and relevant theory of crises under capitalism, in my view.  But as you say, there can be many interpretations and Marx’s unfinished works lead to ambiguities that can exercise academics and scholars for a lifetime!  So there are severe limits on this type of research.  Even if we were to agree on what Marx’s theory of crises is (or even that he had one – because that is disputed), what if he were just wrong?
Moreover, it is 150 years since Marx developed his analysis of capitalism based on the main example of British capital in the mid-19th century.  The world and capitalism has moved on since then – in particular, it is the US that is now the dominant hegemonic capital, capitalism is now global and controlled even more than before by finance capital.  Thus a theory of crises must take into account these new developments.  Also, we have much more data and information to work on compared to Marx’s limited access.  The task now is not to keep analyzing and re-interpreting Marx, but to stand on his shoulders and raise our understanding.
JCD: If we define the organic composition of capital as the level of the value of the means of production to the value of labor power, does this variable depend on distributional factors or the profit rate? Do you think it is important to take into account the materialized composition of capital and the organic composition of capital?
MR: The organic composition of capital is an important Marxian economic category.  It shows the social relation between human labour and machines as the means of production.  Under capitalism, individual capitalists compete to extract the maximum amount of value (and surplus value after paying for the wages of labour power) from their workforces.  That competitive drive for profit (getting the greater share of the total value produced) pushes capitalists to increase their use of machinery in order to raise the productivity of labour by shedding labour (costs).  So Marx reckoned that a rising organic composition of capital was the long-term tendency of the capitalist mode of production.  Indeed, it was the basis of the law of the tendency of the rate of profit to fall (the law as such).  The organic composition of capital is measured in money but Marx says its mirrors the technical composition of capital (machines measured in hours of labour against the amount of hours worked).  However, the increase in machinery by capitalists to replace labour will raise the productivity of labour and reduce the value of labour power if the costs of reproduction of labour fall.  And it can also reduce the costs of machinery.  So the value composition of capital can fall.  But Marx said that, as a rule, this would only slow the rise in the organic composition of capital, not cause it to fall over the long term.
All the empirical evidence shows that Marx was right.  So the basic assumption of Marx’s law of profitability, that there will be a rising organic composition of capital over time, is realistic and proven.  If there is no change in the rate of exploitation or surplus value of the workforce, then a rising organic composition will lead to a fall in the rate of profit.  However, increased mechanization will usually lead to a rise in the productivity of labour and the rate of surplus value.  This acts a counter-tendency to the rising organic composition of capital and the tendency of the rate of profit to fall.  But the tendency will override the countertendencies over time.
JCD: Is the dynamic between the falling profit rate and its counter tendencies the explanation of the economic cycles? Why is so? Which are the differences with the ideas of the Kondratiev’s long waves and the one of Schumpeter about the cycle?
Yes, in Marx’s theory, it is the dynamic between the rising organic composition of capital and the counter-tendencies of a rising rate of surplus value and a falling value composition of capital.  Marx’s law of profitability means that eventually a fall in the profit rate leads to a fall in the mass of profit or at least a fall in new value created.  This leads to a slump in new investment. Capitalists then look to reduce their costs of capital (labour power and assets). So capital values are devalued (after the bankruptcy and merger of capitals and a large increase in the reserve army of labour) to the point where the mass and rate of profit begins to rise again for the surviving capitalists and then investment resumes, and with it employment and incomes. The whole cycle commences again.
In my view, this profit (ability) cycle, as I call it, is the basis of the so-called business cycle.  But it is not the same as the business cycle.  That is affected by the turnover of capital in productive sectors and in unproductive sectors like housing, also by international trade etc.  The profit cycle from trough to trough can last 30-36 years, while the modern business cycle (Juglar) appears to be 8-10 years.  So, for example, in the period 1946-82, there were several business cycles or slumps (1958, 1970, 1974-5, 1980-2).
The Kondratiev cycle, if it exists, and I am inclined to think so, is much longer term, over 54-72 years (I think it has been getting longer).  The K-cycle is driven by the swings in world commodity prices and probably by the cluster of innovation cycles delineated by Schumpeter – but also by the direction of the profit cycle.  The K-cycle has been getting longer because people are living longer (at least in the major economies), so the generational effect is now four times 18 years, not four times 14 years, if you like.  This affects the length of the innovation cycle of discovery, development, explosion, maturity and stagnation – possibly.  In many ways, these are all hypotheses to be proven. Data points are few.  But I argue in my book, The Long Depression, that the conjunction of the downward phase of the K-cycle, the profit cycle and Juglar cycle only happens once every 60-70 years.  When it does, capitalism has a depression rather than just a ‘normal’ slump.  This was the case in the 1880s, the 1930s and now.
JCD: What are the main difficulties for calculating the profit rate? Is there some way of calculating the circulating capital turnover? If it would be possible to calculate the capital turn over, how different the calculation of the profit rate could be? This can explain the constancy of the materialized composition of capital that some have shown?
MR: The difficulties of measuring the rate of profit from the view of Marxian categories are manifold!  First, we must use official statistics that are not accumulated in the best way to measure Marxian categories.  Indeed, some Marxist economists reckon that trying to measure the rate of profit using official statistics in money is impossible and pointless.  Others reckon that the data are so poor we cannot do it practically.  I do not agree.  It is the job of any scientific analysis to overcome these theoretical and practical difficulties in measurement.  And many Marxist economists are doing just that.
On categories, should we measure the rate of profit of the whole economy, or just the capitalist sector, or just the corporate sector, or just the non-financial corporate sector, or just the ‘productive’ sector?  Should or can we include variable capital and circulating capital in the denominator?  Should we measure gross profit or net profit after depreciation?  Can we measure depreciation correctly?
All these various measures are useful and possible.  The data are available for many major economies and many Marxist scholars have now made such measurements.  And yes, variable capital should and can be included empirically.  And there has been work on measuring the impact of the turnover of capital too.  What increases confidence in this work is that, by and large, whatever measure is used, it shows, for most countries, over time that the rate of profit has been falling.  Of course, not in a straight line because there are periods when the counteracting factors dominate, if only for a while.  And each major slump produces a temporary recovery in profitability.  But these turning points are also broadly at the same time.  All this increases confidence that Marx’s law of profitability is valid and relevant to an explanation of recurrent crises under capitalism and also its eventual demise as a mode of production.
JCD: Which is the correct way of calculating the profit rate: historical cost or current cost? Why is so?
MR: Theoretically, capital accumulation should be seen as temporal.  By that I mean, a capitalist must pay a certain money amount for machinery and raw materials to start production.  Then the workforce is employed to produce a new commodity for sale.  It does not matter if the cost of replacing that machinery in the next production cycle has changed.  The profit for the capitalist should be based on the original (historic) cost of the machinery etc not on its current (replacement) cost.  So the rate of profit properly measured should use historic cost measures.  However, this is a matter of theoretical debate, with some scholars arguing for replacement costs and some arguing for something in between!  What is interesting is that the difference this makes to the measurement of the rate profit is greater or lesser according to the change in prices of the means of production over time.  So in the recent period where inflation has been low, particularly for capital goods, over time, the difference between the rate of profit measured on historic costs versus current costs has narrowed.
JCD: Why is the profit rate not in the core of the recent discussion about the crisis, both in the academic and journalistic field? Is it not paradoxical speaking about capital without underlining the profitability determinants?
MR: The reason that profitability is not considered in any discussion of crises is both ideological and theoretical.  Mainstream economics has no real theory of crises anyway: crises are just chance, random events or shocks to harmonious growth under capitalism; or they are the result of the interference in competition and markets by governments, or central banks; or they are result of monopoly or financial recklessness or greed.  Mainstream economics also denies any role or concept of profit in its marginalist theories of production and demand.  This is deliberate: there is no place for a theory of profit based on the exploitation of labour power (Marx’s value theory).  Diminishing returns on utility and productivity lead to no profit at the point of equilibrium.  Also heterodox/Keynesian theories also deny the role of profit, as they are also based on marginalism and (im)perfect competition.  Crises are therefore the result of a ‘lack of effective demand’ caused by an ‘irrational’ change in expectations (‘animal spirits’).  It has nothing to do with the profitability of capital, apparently – or more precisely the exploitation of labour.  And yet capitalism is a system of production for profit in competition.  So why is profit not a determinant in investment and production?  It is an ideological refusal to accept that.  Instead apparently, everybody gets their fair share according to their (marginal) contribution.  The mainstream finds no explanation of crises as a result; and the Keynesians look to ‘demand’ not profit as the driver of crises.

“La salida de la crisis, es decir, una nueva fase prolongada de acumulación de capital, no es posible”

Entrevista con François Chesnais:




Henri Wilno y François Chesnais

Para François Chesnais 1/, el capitalismo, inmerso en sus contradicciones internas y también abocado a la crisis ecológica que genera, choca hoy con “límites infranqueables”.
Henri Wilno – El debate entre economistas marxistas sobre las causas de la crisis actual no está cerrado ni mucho menos. ¿Cómo te posicionas en este debate? ¿Cómo se articulan los distintos factores de la crisis?
François Chesnais – El comienzo de la crisis suele datarse a finales de julio y comienzos de agosto de 2007. En estos nueve años transcurridos, mi posición ha evolucionado, por supuesto. En un texto de otoño de 2007 para el congreso Marx International, publicado en el n.° 1 de la revista conjunta A l’Encontre-Carré rouge, dije de inmediato que la crisis había comenzado de una manera muy clásica en el sistema crediticio estadounidense, que se trataba de una crisis de sobreproducción y sobreacumulación basadas en un endeudamiento masivo de las empresas y los hogares, facilitado por medios de ingeniería financiera inéditos y cuyo terreno era el mercado mundial. La crisis de septiembre de 2008 en Wall Street estuvo a punto de llevarse por delante el sistema financiero mundial y provocó una recesión mundial parada al vuelo por China.
Desde una perspectiva mundial, ha habido una reestructuración y no una destrucción del capital productivo. Este no ha sido el caso del capital ficticio, es decir, de los títulos que dan derecho a participar en el reparto de beneficios en el caso de las acciones y obligaciones privadas y, en el de los bonos del Tesoro, a cobrar a través del servicio de la deuda pública con cargo a los ingresos centralizados por el impuesto. Para sus titulares, estos títulos, que deben ser negociables en todo momento en mercados especializados, representan un “capital” del que esperan un rendimiento regular en forma de intereses y dividendos (una “capitalización”). Desde el punto de vista del movimiento del capital que produce valor y plusvalía, no son, en el mejor de los casos, más que el “recuerdo” de una inversión ya realizada, de ahí el término de capital ficticio.
A partir de estas formas primarias, la “ingeniería financiera” ha engendrado formas derivadas (en inglés, derivatives). En mis textos he subrayado la actualidad del “ciclo corto” del capital-dinero (A-A’, es decir, recibir más dinero que el aportado inicialmente), en el que los inversores esperan, sin salir de los mercados financieros, flujos de ingresos regulares “como los perales traen peras” [según una expresión irónica de Marx].
Sobre la cuestión de la tasa de beneficio, en relación con la cual yo no tenía nada que aportar, me he adherido a la posición clásica, que la vincula a la composición orgánica del capital, pero he insistido en la necesidad para el capital industrial de realizar el ciclo completo, A-M-P-M’-A’ (para obtener A’ habiendo adelantado A, hace falta que haya habido compra de fuerza de trabajo, producción y comercialización), y por tanto de interesarse por la demanda. En los últimos meses en que estuve escribiendo Finance Capital Today, cayó en mis manos un texto en inglés de Ernest Mandel de 1986, que no se ha citado nunca o casi nunca, sobre las consecuencias de lo que él llamaba el “robotismo”, que entonces estaba en sus comienzos.
Mandel sostiene en este escrito que “la extensión de la automatización más allá de cierto límite conduce inevitablemente, primero a una reducción del volumen total del valor producido, y después a una reducción del volumen de la plusvalía realizada”. 2/
Veía allí un “límite infranqueable”, portador de una “tendencia del capitalismo al hundimiento final”. La robotización bloquea la posibilidad de rebajar la composición orgánica, es decir, la relación entre la parte constante (el valor de los medios de producción) y la parte variable (el valor de la fuerza de trabajo, la suma de los salarios), de manera que el juego efectivo de los factores que “contrarrestan la baja tendencial de la tasa de beneficio” se torna esporádico y lo que era un límite relativo se convierte en un límite absoluto.

Mucho más recientemente, en un texto clarificador de 2012, Robert Kurz habla de “producción real insuficiente de plusvalía” sobre el trasfondo de la “tercera revolución industrial (la microelectrónica)”. La debilidad de la inversión productiva hace que el capital ficticio viva cada vez más en una esfera cerrada. Los “perales dan menos peras”, salvo en el caso de los bonos del Tesoro, la labor de los operadores consiste en realizar beneficios, minúsculos en la mayoría de transacciones, pasando de un compartimiento del mercado a otro. El resultado es la inestabilidad financiera endémica y la formación de burbujas, que es otro rasgo característico del periodo.
¿Podemos decir que el único horizonte del capitalismo es la perpetuación de esta crisis?
Así lo creo, máxime cuando se producirá un entrelazamiento con los efectos económicos, sociales y políticos del cambio climático. Dos potentes mecanismos, que se calificaban de “procíclicos”, se han vuelto estructurales y favorecen esta situación en que la salida de la crisis, es decir, una nueva fase prolongada de acumulación de capital, ya no es posible. El primer mecanismo está claramente identificado, a saber, la defensa incondicional de las pretensiones de los poseedores de títulos de deuda pública, que implica imponer la austeridad presupuestaria y el ataque a los derechos sociales. El segundo es un mecanismo cuya función empieza a reconocerse, a saber, los efectos de la robotización, cuya ralentización resulta imposible debido a la competencia capitalista, a la disminución tendencial de la plusvalía y a la dificultad de satisfacer a los accionistas. Solo hay que ver lo que está comenzando en el sector bancario, sin duda “la siderurgia de mañana”.
Por otro lado, la crisis económica, al prolongarse, se combinará con los efectos económicos, sociales y políticos del cambio climático; las relaciones que ha establecido el capitalismo con “la naturaleza” han conducido a otro límite, cuya caracterización está en discusión. Marx no podía prever la destrucción por la producción capitalista de los equilibrios ecosistémicos, particularmente de la biosfera. Apenas previó el agotamiento de los suelos por efecto de la industrialización de la producción agrícola. Algunos marxistas, empezando por O’Connor, han tratado de llenar el vacío. Han empezado definiendo la destrucción de los recursos no renovables bajo sus múltiples formas y más tarde el cambio climático como un “límite externo”.
Defiendo la tesis de la internalización del límite, la necesidad ahora de abandonar la oposición entre “contradicción interna” y “contradicción externa” a raíz de la imposibilidad para el capitalismo de modificar sus relaciones con el medio ambiente. En efecto, la valorización sin fin del dinero convertido en capital en un movimiento de producción y venta de mercancías, también sin fin, le impide frenar sus emisiones de gas de efecto invernadero, controlar el ritmo de explotación de los recursos no renovables. El mecanismo que conduce a la “sociedad de consumo” y su insensato despilfarro es el siguiente: para que la autorreproducción del capital sea efectiva, es preciso que el ciclo de valorización se cierre con “éxito”, es decir, que las mercancías fabricadas, la fuerza de trabajo comprada en el “mercado de trabajo” y utilizada de manera discrecional por las empresas en los centros de producción, se vendan.
Para que los accionistas estén satisfechos, hace falta sacar al mercado una vasta cantidad de mercancías que cristalizan el trabajo abstracto contenido en el valor. Para el capital, es absolutamente indiferente que estas mercancías representen realmente “cosas útiles” o que simplemente lo parezcan. Para el capital, la única “utilidad” que cuenta es la que permite obtener beneficios y proseguir el proceso de valorización sin fin, de modo que las empresas se han convertido en maestras en el arte de convencer, mediante la publicidad, a quienes tienen realmente o de forma ficticia (el crédito) el poder adquisitivo de que las mercancías que les ofrecen son “útiles”.
A propósito de la crisis ecológica, para designar la tendencia y señalar las responsabilidades se utiliza a menudo el término “antropoceno”. Tú lo rechazas. ¿Puedes precisar qué hay detrás de este debate?
Lo que está en juego es la necesidad de dar un fundamento sólido al ecosocialismo. No hay que olvidar que el artículo publicado en Inprecor es una traducción de la conclusión de Finance Capital Today. Para mí se trataba de proporcionar a un público anglófono un punto de referencia. El nombre de Jason Moore le es familiar. El término “antropoceno” lo han inventado unos científicos para designar la actual era geológica, que se caracteriza por el hecho de que la “humanidad” se convierte en una fuerza geológica efectiva que altera el conjunto de factores climáticos, geológicos y atmosféricos.
En un trabajo que pretende “multiplicar los puntos de vista”, Christophe Bonneuil y Jean-Baptiste Fressoz han propuesto una “lectura ecomarxista del antropoceno”, consistente en “releer la historia del capitalismo bajo el prisma no solo de los efectos sociales negativos de su globalización, como en el marxismo estándar (cf. la noción de ‘sistema-mundo’ de Immanuel Wallerstein y la de ‘intercambio desigual’), sino también de sus metabolismos materiales insostenibles (consistentes en fugas adelante recurrentes hacia la ocupación de nuevos espacios hasta entonces vírgenes, implantando en ellos relaciones extractivistas y capitalistas) y sus impactos ecológicos”. 3/Bonneuil y Fressoz, al igual que Jason Moore, establecen un vínculo entre el cambio de las relaciones del ser humano con la naturaleza, teorizado por Francis Bacon y René Descartes, y el de las relaciones entre los seres humanos con la creación de la esclavitud y después la construcción de la dominación imperialista.
Moore es menos ecuménico que los autores franceses y hunde el clavo. La palabra “capitaloceno” sirve para afirmar que vivimos “la edad del capital” y no la “edad del ser humano”. “La edad del capital” no tiene para él tan solo una acepción económica, sino que designa una manera de organizar la naturaleza, haciendo de la naturaleza un elemento externo al ser humano y también un elemento cheap, en el doble sentido que puede tener esta palabra en inglés: barato, pero también el derivado del verbo cheapen, que significa rebajar, abaratar, degradar. 4/Esto vale para los y las trabajadoras, cuando la intensidad de la explotación del trabajo culmina en las minas y las plantaciones.
Tú reactualizas el debate sobre los límites del capitalismo. Esto realza la importancia de lo que está en juego en el periodo actual. Ahora bien, a diferencia de los años treinta, asistimos sin duda a un ascenso de las fuerzas reaccionarias de todo pelaje, pero no al del movimiento obrero, mientras que el movimiento altermundialista, en el mejor de los casos, está estancado y los ecologistas son capaces de ofrecer resistencias locales feroces, pero no más… En este contexto, ¿cuáles pueden ser las perspectivas y los puntos de apoyo de los marxistas revolucionarios?
Hay que tener cuidado con la analogía de los años treinta, cada vez más marcada por la perspectiva de una nueva guerra mundial. Pero por lo demás tienes razón. Todo está en manos de las y los “de abajo”. El peso del paro lastra las luchas obreras. La tarea del momento es transformar la indignación en cólera en todos los terrenos en que la suscitan las desigualdades, y sembrar sus gérmenes y apoyarla cuando estalle. Es esencial dirigirla contra el capital y la propiedad privada. Las luchas ecologistas sacan fuerza de su convicción y de la delimitación exacta del enemigo. Por el contrario, el movimiento altermundialista se estanca porque ha eliminado el componente anticapitalista que ha tenido en algún momento.
02/06/2017 | Henri Wilno
Publicado originalmente en la revista L’Anticapitaliste n°86 (abril de 2017) :
Traducción: viento sur
1/ Miembro del grupo de trabajo de Economía del Nouveau Parti Anticapitaliste (NPA) y del consejo científico de Attac, François Chesnais ha escrito, por ejemplo, Les Dettes illégitimes (Editions Raisons d’agir), y dirigido La Finance mondialisée (Editions La Découverte 2004).
2/ Ernest Mandel, Introduction, en Karl Marx, Capital, Libro III (Penguin, 1981), p. 78.
3/ Attac, Les Possibles, n° 3, primavera de 2014, donde resumen las posiciones defendidas en su libro L’événement anthropocène – La Terre, l’histoire et nous, Le Seuil, 2013.
4/ Jason Moore, Capitalism in the Web of Life, Ecology and the Accumulation of Capital, Verso, 2015.


William Robinson La crisis del capitalismo global y la marcha de Trump hacia la guerra




William I. Robinson


La discreta escalada de la intervención norteamericana en el Medio Oriente en las últimas semanas llega en un momento en que el régimen de Trump enfrenta un creciente escándalo sobre la presunta injerencia rusa en su campaña electoral de 2016, además de los índices históricamente más bajos de aprobación para un presidente entrante y una resistencia cada vez mayor entre la población. Los gobernantes estadounidenses a menudo han lanzado aventuras militares en el exterior para desviar la atención de las crisis políticas y los problemas de legitimidad en su ajuar.
Más allá de la intervención en Siria, Iraq y Afganistán, Trump ha propuesto un incremento de $55 mil millones de dólares en el presupuesto del Pentágono. Ha amenazado con utilizar la fuerza militar en varios polvorines alrededor del mundo, incluyendo a Siria, Irán, el Sudeste Asia, el flanco oriental de la OTAN con Rusia, y en la Península de Corea. En la medida que surjan centros competidores de poder en el sistema internacional, cualquier aventura militar podría desembocar en una conflagración global con consecuencias devastadoras para la humanidad.
Los periodistas y comentaristas políticos han centrado su atención en el análisis geopolítico en su esfuerzo por explicar las crecientes tensiones internacionales. Por muy importante que sea este enfoque, hay profundas dinámicas estructurales en el sistema del capitalismo mundial que empujan los grupos gobernantes hacia la guerra. La crisis del capitalismo global se viene intensificando, no obstante el optimismo de los economistas tradicionales y las elites mareadas por índices recientes de crecimiento y la repentina inflación de los precios de las acciones a raíz de la elección de Trump. En particular, el sistema enfrenta una insoluble crisis de sobre-acumulación y legitimidad.
La crisis actual, más que cíclica, es estructural, lo que quiere decir que la única solución es una reestructuración del sistema. La crisis estructural de los años 1930 fue resuelta mediante un nuevo tipo de capitalismo redistributivo, o sea, la socialdemocracia, el Keynesianismo, y el corporativismo. El capital respondió a la crisis estructural de los años 1970 globalizándose. La emergente clase capitalista transnacional (CCT) emprendió una vasta reestructuración neoliberal, liberalización comercial e integración de la economía mundial.
La globalización facilitó un boom en la economía global en la última década del siglo XX en la medida que los ex-países socialistas se integraron al mercado global y el capital transnacional, liberado del estado-nación, emprendió una enorme ronda de despojos y de acumulación a nivel mundial. La CCT descargó los excedentes anteriormente acumulados y reanudó la generación de ganancias en el emergente sistema globalizado de producción y finanzas mediante la adquisición de los bienes privatizados, la extensión de las inversiones en la minería y la agro-industria a raíz del despojo de centenares de miles de personas del campo en el antiguo Tercer Mundo, y una nueva ola de expansión industrial asistida por la revolución en la Tecnología de la Informática y la Computación.
No obstante, globalización capitalista ha dado lugar a una polarización social mundial sin precedentes. La agencia de desarrollo británico Oxfam informa que apenas el uno por ciento de la humanidad posee la mitad de la riqueza del mundo y el 20 por ciento controla el 95 por ciento de esa riqueza, mientras el restante 80 por ciento tiene que conformarse con apenas el 5 por ciento.
Dada esta extrema polarización de los ingresos y la riqueza, el mercado global no puede absorber la producción de la economía global. El colapso financiero de 2008 marcó el arranque de una nueva crisis estructural de la sobre-acumulación, lo que se refiere a que el capital acumulado no puede encontrar salidas rentables para la reinversión de ganancias. Los datos para 2010 indican, por ejemplo, que las compañías estadounidenses contaban en ese año con $1.8 billones de dólares en efectivo no invertido. Las ganancias corporativas han registrado niveles casi record al mismo tiempo que la inversión corporativa ha declinado.
En la medida que se va acumulando este capital no invertido, crecen enormes presiones para encontrar salidas rentables para el excedente. Los grupos capitalistas, y especialmente el capital financiero transnacional, presionan a los estados a crear nuevas oportunidades para la inversión rentable. Los estados neoliberales han recurrido a cuatro mecanismos en años recientes para ayudar a la CCT a descargar el excedente y sostener la acumulación frente al estancamiento.
Uno es el asalto y el saqueo a los presupuestos públicos. Las finanzas públicas han sido reconfiguradas mediante la austeridad, los rescates a las corporaciones, los subsidios estatales al capital, el endeudamiento estatal, y el mercado global de bonos, todo lo que resulta en la transferencia directa e indirecta por parte de los gobiernos de la riqueza, desde las clases laborales a la CCT.
Un segundo mecanismo es la expansión del crédito a los consumidores y los gobiernos, sobre todo en los países ricos, para sostener el consumo. En Estados Unidos, por ejemplo, país que ha sido “el mercado de última instancia” para la economía global, el endeudamiento de las familias de la clase obrera ha llegado a nivel record para todo el periodo post-Segunda Guerra Mundial. Los hogares norteamericanos tenían una deuda total en 2016 de $13 billones de dólares en préstamos estudiantiles y automovilísticos, en deudas de las tarjetas de crédito, y los hipotecarios. Mientras tanto, el mercado global de bonos –un indicador de la deuda gubernamental global– ya había para 2011 rebasado los $100 billones de dólares.
Un tercer mecanismo es la frenética especulación financiera. La economía global ha sido un gigantesco casino para el capital financiero transnacional, mientras crece cada vez más la brecha entre la economía productiva y el “capital ficticio”. El Producto Bruto Mundial, o el valor total de los bienes y servicios producidos a nivel mundial, alcanzó los $75 billones de dólares en 2015, mientras la especulación solamente en monedas extranjeras llegó a $5.3 billones al día en ese año y el mercado global de derivados se estimó en un alucinante $1.2 trillones.
Estos tres mecanismos pueden resolver el problema momentáneamente pero a la larga terminan agravando la crisis de la sobre-acumulación. La transferencia de la riqueza desde los trabajadores al capital constriñe aún más al mercado, mientras el consumo financiado por el cada vez mayor endeudamiento y la especulación aumenta la brecha entre la economía productiva y el “capital ficticio”. El resultado es una cada vez mayor inestabilidad subyacente de la economía global. Muchos ahora consideran que otro colapso es casi inevitable.
Sin embargo, hay otro mecanismo que sostiene la economía global: la acumulación militarizada. He aquí una convergencia de la necesidad que tiene el sistema para el control social y la necesidad que tiene para la acumulación perpetua. Las desigualdades sin precedentes solo pueden ser sostenidas por los sistemas cada vez más expansivos y ubicuos de control social y represión. Pero muy por aparte de las consideraciones políticas, la CCT ha adquirido un interés creado en la guerra, el conflicto, y la represión como medio en sí de la acumulación, incluyendo la aplicación de amplias nuevas tecnologías y una mayor fusión de la acumulación privada con la militarización estatal.
Mientras la guerra y la represión organizada por el Estado cada vez más se privatiza, los intereses de un amplio despliegue de grupos capitalistas cambian el clima político, social, e ideológico hacia la generación y el sostenimiento de los conflictos – tal como en el Medio Oriente – y en la expansión de los sistemas de guerra, de represión, de vigilancia y de control social. Las así llamadas guerras contra las drogas, contra el terrorismo, contra los inmigrantes; la construcción de muros fronterizos, de centros de detención de los inmigrantes y cárceles; la instalación de los sistemas de monitoreo y vigilancia en masa, y la extensión de las compañías privadas mercenarias y de seguridad – todo eso se convierte en principales fuentes para la acumulación y generación de ganancias.
El estado norteamericano se aprovechó de los ataques del 11 de setiembre de 2001 para militarizar la economía global. El gasto militar estadounidense se disparó, alcanzando billones de dólares para librar la “guerra contra el terrorismo” y las invasiones y ocupaciones de Iraq y Afganistán. La “destrucción creativa” de las guerras funge para echar leña a las brasas humeantes de una economía global estancada. El presupuesto del Pentágono subió en un 91 por ciento en términos reales entre 1998 y 2011, y aun sin incluir las asignaciones especiales para Iraq, se incrementó en un 50 por ciento en términos reales en este periodo. En la década de 2001 a 2011, las ganancias de la industria militar casi se cuadruplicaron. A nivel mundial, el gasto militar creció en un 50 por ciento desde 2006 a 2015, de $1.4 billones a $2.03 billones de dólares.
La vanguardia de la acumulación en la economía real alrededor del mundo cambió de la Tecnología de la Informática y la Computación antes de que reviente en 1999-2000 la burbuja de la bolsa de valores para este sector (conocido como “dot-com”), al nuevo “complejo militar-seguridad-industrial-financiero” – este mismo complejo a la vez integrado al conglomerado de alta tecnología. Este complejo ha acumulado enorme poder en los pasillos del poder en Washington y en otros centros políticos alrededor del mundo. Un emergente bloque de poder que reúne el complejo financiero global con el complejo militar-seguridad-industrial tendió a cristalizarse a raíz del colapso de 2008. Hay una peligrosa conjugación alrededor de la acumulación militarizada de los intereses de clase de la CCT con las cuestiones geopolíticas y económicas. Entre más llega a depender la economía global de la militarización y el conflicto, cada vez mayor es el impulso hacia la guerra y cada vez son más altos los riesgos para la humanidad.
El día después del triunfo electoral de Trump, el precio de las acciones de la empresa “Corrections Corporation of America”, la principal contratista privada para los centros de detención de los inmigrantes en Estados Unidos, se disparó en un 40 por ciento, dada la promesa electoral de Trump de deportar a los inmigrantes en masa. Los grandes contratistas militares como Raytheon y Lockheed Martin, registran súbitas alzas en sus acciones cada vez que hay un nuevo brote del conflicto en el Medio Oriente. Horas después de que la marina norteamericana bombardeó a Siria con misiles Tomahawk el pasado 6 de abril, el valor de las acciones de Raytheon subió en un mil millones de dólares. Centenares de firmas privadas alrededor del mundo hicieron ofertas para la construcción del tristemente célebre muro de Trump en la frontera estadounidense-mexicana.
Más allá de la retórica populista, el programa económico de Trump constituye el neoliberalismo en esteroides. Las reducciones de impuestos corporativos y la acelerada desregulación vendrá a exacerbar la sobre-acumulación y aumentará la propensión del bloque de poder para los conflictos militares. Los militares activos y retirados que controlan la maquinaria norteamericana de guerra ocupan numerosos puestos en el régimen de Trump y gozan de cada vez mayor autonomía de acción. Sin embargo, detrás los régimen de Trump y del Pentágono, la CCT busca sostener la acumulación mediante la expansión de la militarización, el conflicto y la represión. Solamente un contra-movimiento desde abajo, y a la larga, un programa para redistribuir la riqueza y el poder hacia abajo, pueden contrarrestar el espiral hacia arriba de la conflagración internacional.
William I. Robinson
Profesor de Sociología, Universidad de California en Santa Bárbara


DECLARACIÓN FINAL DE LOS MOVIMIENTOS Y ORGANIZACIONES SOCIALES DURANTE EL ENCUENTRO DE LOS PUEBLOS POR LA PAZ, LA SOBERANÍA Y EL FUTURO.




 Los movimientos, la organizaciones sociales, las y los invitados internacionales de América Latina y El Caribe reunidos en la Ciudad de México, en el marco de la celebración del “Encuentro de los Pueblos por la Paz, la Soberanía y el Futuro” el viernes 16 y sábado 17 de junio de 2017, como acto de protesta y de denuncia contra la infame celebración del 47° Periodo Ordinario de Sesiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitimos la siguiente Declaración: Expresamos nuestro más firme respaldo a la Proclamación de América Latina y El Caribe como Zona de Paz y libre de colonialismo, tal como fue acordado por unanimidad por todos los Gobiernos de Nuestra América en Enero de 2014 por la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

 Respaldamos a los pueblos latinoamericanos y caribeños que día a día padecen el injerencismo e intervencionismo mientras luchan denodadamente por la construcción de un futuro libre, soberano e independiente. Merecen especial mención el pueblo cubano que tiene ya más de 60 años resistiendo el más brutal y criminal bloqueo impuesto por los Estados Unidos de América; y el pueblo venezolano que desde hace 17 años está sufriendo una despiadada “guerra de baja intensidad” que afecta los logros alcanzados en materia política, económica y social. Frente a las agresiones y amenazas contra nuestra querida Cuba y nuestra Venezuela hermana llamamos a la unidad y lucha de los pueblos de la Patria Grande! No pasarán! Cuba y Venezuela seguirán juntas en el ALBA,

 2 PETROCARIBE y CELAC enarbolando las banderas de Bolívar, Martí, del Comandante Fidel y Chávez! Considerando que, desde sus orígenes la Organización de Estados Americanos ha respondido a los intereses hegemónicos de los Estados Unidos de América y ha servido de sustento ideológico de la Doctrina Monroe de “América para los americanos”. - que la Organización de Estados Americanos fue pieza fundamental para la implementación del “macartismo” en nuestra región, persiguiendo, saboteando y conspirando contra los regímenes populares de corte progresista que se dieron en el continente durante los últimos 60 años, siendo cómplice de las dictaduras más atroces vividas en nuestros países. - que la Organización de Estados Americanos se ha convertido con el devenir de los años en un instrumento para la desintegración política, social y económica de la región latino – caribeña, que no representa los intereses legítimos de nuestros pueblos y que por el contrario se ha convertido en una especie de Tribunal de la Inquisición al servicio del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América. Los pueblos de América Latina y El Caribe reunidos en la Ciudad de México resuelven: Denunciar el descaro con que la Organización de Estados Americanos pretende hablar sobre “democracia y derechos humanos” durante este 47° periodo de sesiones, omitiendo la flagrante y constante violación de  Derechos Humanos al que están sometidos los pueblos latinoamericanos y caribeños. Solidarizarnos con los desaparecidos, y sus familiares, víctimas del narcotráfico, el feminicidio, la violencia del Estado, que hoy están siendo invisibilizadas por la gran mayoría de los Estados participantes de la 47° reunión de sesiones. Exigir el inicio de un proceso verificable y creíble de justicia, verdad y reparación en todos y cada uno de los casos de violación de Derechos Humanos que quedan aún sin culpables. Repudiar la política antimigrante y anti latino – caribeña que el Gobierno de Donald Trump vienen impulsando desde la Casa Blanca sin que la Organización de Estados Americanos actúe de forma eficaz en pro de la defensa de los Derechos Humanos de nuestros hermanos y hermanos migrantes. Condenar el bloqueo criminal y unilateral que los Estados Unidos de América tiene sobre la República de Cuba, exigiendo a la administración de Donald Trump que cese la hostilidad en contra de la Revolución Cubana y su pueblo. Rechazar las pretensiones intervencionistas e injerencistas que ciertos países, utilizando a la Organización de Estados Americanos como foro hemisférico, pretenden aplicar a la República Bolivariana de Venezuela, a su Revolución y a su pueblo.

 Condenar la actitud lacaya del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, quien se ha convertido en vocero y representante permanente de la oposición venezolana dentro de la organización. Apoyar la soberana decisión de la República Bolivariana de Venezuela de denunciar a la Organización de Estados Americanos y dar inicio a la 4 desvinculación con ese organismo, por considerarla anacrónica y una extensión del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América. Exhortar a los gobiernos latino – caribeños a fortalecer a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) como un espacio de legitimidad popular e histórica para encontrarnos los latino – caribeños como hermanos y hermanas. Consolidar a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como un espacio ideal para debatir y discutir sobre nuestros problemas en el marco del respeto a la autodeterminación y la no injerencia en asuntos internos. Saludar la convocatoria a la Conferencia Mundial de los Pueblos realizada por el Estado Plurinacional de Bolivia a través del Compañero Presidente Evo Morales a realizarse entre los días 20 y 21 de junio en la ciudad de Cochabamba y de la cual esta reunión de México constituye una parte preparatoria. 

Hacer extensiva esa convocatoria a todos los movimientos y organizaciones sociales, partidos políticos y grupos de presión que creen en la construcción de un mundo menos desigual a debatir en dicha conferencia temas de relevancia como la ciudadanía universal y el derrumbe de muros. Conformar una red continental que sea expresión y prácitca de la DIPLOMACIA DE LOS PUEBLOS que permita dar seguimiento a las denuncias realizadas por este encuentro y siga visibilizando las flagrantes violaciones de derechos humanos que siguen ocurriendo hoy en nuestra región sin que gobiernos y organizaciones internacionales actúen con la contundencia que deberían. Convocar a ex Presidentes, ex Primeros Ministros y personalidades de América Latina y El Caribe, para establecer una plataforma permanente de solidaridad con Venezuela. 5 

Declarar a Delcy Rodríguez, Ministra del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela, Canciller de la dignidad de los pueblos de la Patria Grande. Una mención final, de repudio enfático, que es un clamor de nuestros pueblos en toda Latinoamérica y El Caribe, es nuestra denuncia contra las corporaciones mediáticas que han desatado la ofensiva de las mentiras, las calumnias y la desinformación contra el Gobierno Bolivariano de Venezuela y su presidente el compañero Nicolás Maduro. Están usando los Medios de Comunicación como verdareras Armas de Guerra Ideológica contra los Pueblos. Son los conglomerados mediáticos quienes están violando los derechos fundamentales de los pueblos a una comunicación e información libres y sin ataduras comerciales. Los pueblos aquí reunidos Luchamos por la verdadera Libertad de Expresión de los Pueblos y por la defensa del legítimo derecho social a una información objetiva, plural, participativa y crítica. Dada en la Ciudad de México, CDMX, a los dieciséis y diecisiete días del mes de junio de dos mil diecisiete.

FORO CONTRA LA GUERRA IMPERIALISTA Y LA OTAN: DONALD TRUMP SE DECLARA CONTRA LA PAZ Y CONTRA LA HISTORIA.

DECLARACIONES


: Sitio web del Foro
Desde el Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN queremos manifestar nuestra más absoluta repulsa por la declaración de Trump contra la Paz, pues su intención de hacer volver las actuales relaciones entre EEUU y Cuba a tiempos de la guerra fría habla por si sola de poner a la isla independiente y soberana bajo el yugo del imperio más destructivo que ha conocido la Historia.

Trump se ha hecho con el poder económico y ha alcanzado el poder político, y ahora manifiesta el ansia de dominación militar, esa que viene desde su nacimiento y que ha generado tanto desprecio hacia EEUU en los pueblos del mundo. Siguiendo en ese proyecto, ahora Trump se plantea el cerco absoluto a Cuba soberana; con ello busca reorganizar el espacio geográfico que desde el 1º de Enero de 1959 no domina.

Trump, el representante del régimen que incumple resoluciones de la ONU, que incumple Acuerdos Internacionales, que incumple los Derechos Humanos, tanto en su territorio (sólo aplica 14 de los más de 60 preceptos que califican el respeto por ellos) como fuera de su territorio, ahora se propone reincidir en la medida de guerra que es el bloqueo, ilegal y bajo la condena de todos los gobiernos del mundo, para hacer volver atrás a la Historia en Cuba.

Si hasta ahora el bloqueo se ha visto acompañado por la ocupación de Guantánamo y aún así no ha conseguido ningún apoyo, es porque se le ve como único causante de agresiones contra la libertad de los pueblos y es porque resulta ser el opresor, dos aspectos que caracterizan al imperio, y para actualizar su manera de agredir continuadamente en busca de su opresión al pueblo cubano, ahora restablece un programa cuyo primer punto es el cerco económico para cercenar la creciente prosperidad de la economía cubana; se propone prohibir el turismo de EEUU a Cuba; se propone reafirmar el embargo impuesto a gobiernos y empresas que operan con Cuba, y oponerse a los acuerdos de la ONU y los organismos internacionales: una declaración de guerra y contra la Historia en toda su dimensión.

Que el régimen imperial, como principal enemigo de los Derechos de los Pueblos pretenda doblegar a la Cuba revolucionaria, sólo pone de manifiesto el ideario y la práctica política de la dictadura imperial, lo que requiere de los Pueblos y los gobiernos democráticos la mayor condena que se haya podido dar nunca, así como la más grande defensa de la Cuba que ha sabido preservar su independencia.

18 de junio de 2017.

Compártelo:

Declaración del Gobierno Revolucionario de Cuba ante Trump


Declaración del Gobierno Revolucionario

El 16 de junio de 2017, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en un discurso cargado de una retórica hostil, que rememoró los tiempos de la confrontación abierta con nuestro país, pronunciado en un teatro de Miami, anunció la política de su gobierno hacia Cuba que revierte avances alcanzados en los dos últimos años, después que el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro Ruz y Barack Obama dieran a conocer la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas e iniciar un proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales.
En lo que constituye un retroceso en las relaciones entre los dos países, Trump pronunció un discurso y firmó en el propio acto una directiva de política denominada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba” disponiendo la eliminación de los intercambios educacionales “pueblo a pueblo” a título individual y una mayor fiscalización de los viajeros estadounidenses a Cuba, así como la prohibición de las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías norteamericanas con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad, todo ello con el pretendido objetivo de privarnos de ingresos. El mandatario estadounidense justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, condicionando su levantamiento, así como cualquier mejoría en las relaciones bilaterales, a que nuestro país realice cambios inherentes a su ordenamiento constitucional.
Trump derogó asimismo la Directiva Presidencial de Política “Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, emitida por el presidente Obama el 14 de octubre de 2016, la cual aunque no ocultaba el carácter injerencista de la política estadounidense, ni el objetivo de hacer avanzar sus intereses en la consecución de cambios en el orden económico, político y social de nuestro país, había reconocido la independencia, la soberanía y la autodeterminación de Cuba y al gobierno cubano como un interlocutor legítimo e igual, así como los beneficios que reportaría a ambos países y pueblos una relación de convivencia civilizada dentro de las grandes diferencias que existen entre los dos gobiernos. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado.
Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962, que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países, concitando el rechazo internacional.
Las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba.
A su vez, restringen aún más el derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar nuestro país, ya limitado por la obligación de usar licencias discriminatorias, en momentos en que el Congreso de los Estados Unidos, como reflejo del sentir de amplios sectores de esa sociedad, reclama no solo que se ponga fin a la prohibición de viajar, sino también que se eliminen las restricciones al comercio con Cuba.
Los anuncios del presidente Trump contradicen el apoyo mayoritario de la opinión pública estadounidense, incluyendo el de la emigración cubana en ese país, al levantamiento total del bloqueo y a las relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos.
En su lugar, el Presidente estadounidense, otra vez mal asesorado, toma decisiones que favorecen los intereses políticos de una minoría extremista de origen cubano del estado de Florida, que por motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo, por ejercer el derecho legítimo y soberano de ser libre y haber tomado las riendas de su propio destino.
Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.
El Gobierno de Cuba denuncia las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo, que están destinadas a fracasar como se ha demostrado repetidamente en el pasado, y que no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas.
El Gobierno de Cuba rechaza la manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos. El pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales, y exhibe logros de los que se siente orgulloso y que son una quimera para muchos países del mundo, incluyendo a los propios Estados Unidos, como el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, el salario igual por trabajo igual, los derechos de los niños, y el derecho a la alimentación, la paz y al desarrollo. Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.
Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones. Tenemos serias preocupaciones por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde hay numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, en particular contra la población afroamericana; se viola el derecho a la vida como resultado de las muertes por armas de fuego; se explota el trabajo infantil y existen graves manifestaciones de discriminación racial; se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud, que dejarían a 23 millones de personas sin seguro médico; existe la desigualdad salarial entre hombres y mujeres; se margina a emigrantes y refugiados, en particular los procedentes de países islámicos; se pretende levantar muros que denigran a vecinos; y se abandonan los compromisos internacionales para preservar el medio ambiente y enfrentar el cambio climático.
Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente.
Recordamos que Cuba es Estado Parte de 44 instrumentos internacionales sobre los derechos humanos, mientras que los Estados Unidos lo es solo de 18, por lo que tenemos mucho que mostrar, opinar, y defender.
Al confirmar la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas, Cuba y los Estados Unidos ratificaron la intención de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basados en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. En su Declaración, emitida el 1 de julio de 2015, el Gobierno Revolucionario de Cuba reafirmó que “estas relaciones deberán cimentarse en el respeto absoluto a nuestra independencia y soberanía; el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia de ninguna forma; y la igualdad soberana y la reciprocidad, que constituyen principios irrenunciables del Derecho Internacional”, tal como refrendó la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en su II Cumbre, en La Habana. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.
El Gobierno de Cuba reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de los Estados Unidos. En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.
Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o emplean-do métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.
Los cambios que sean necesarios en Cuba, como los realizados desde 1959 y los que estamos acometiendo ahora como parte del proceso de actualización de nuestro modelo económico y social, los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano.
Como hemos hecho desde el triunfo del 1ro. de enero de 1959, asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.
La Habana, 16 de junio de 2017.

Diez claves de la política de Donald Trump hacia Cuba




Granma comparte con sus lectores las opiniones y análisis de importantes académicos, políticos y medios de comunicación de ambos lados del estrecho de la Florida, con el objetivo de contextualizar los pronunciamientos de Trump y su posible trascendencia en el futuro de los nexos entre ambos países



18 de junio de 2017 23:06:34


El cambio de política hacia Cuba, anunciado el pasado viernes en Miami por el presidente estadounidense Donald Trump, implica un retroceso en varios aspectos de las relaciones bilaterales, al tiempo que se mantienen en pie buena parte de los discretos avances alcanzados desde el 17 de diciembre del 2014 con la administración de Barack Obama.

Granma comparte con sus lectores las opiniones y análisis de importantes académicos, políticos y medios de comunicación de ambos lados del estrecho de la Florida, con el objetivo de contextualizar los pronunciamientos de Trump y su posible trascendencia en el futuro de los nexos entre ambos países.

1. EL PRESIDENTE PAGÓ UNA SUPUESTA DEUDA CON LA ULTRADERECHA DE MIAMI

El contenido de los pronunciamientos, el lugar escogido y la audiencia que acompañó al presidente en el teatro de Miami que lleva el nombre del mercenario de Playa Girón Manuel Artime, confirmaron las sospechas de muchos analistas de que el mandatario estaba asesorado exclusivamente por un puñado de personas que no representan a la mayoría de la opinión pública estadounidense ni a la comunidad cubana en ese país.

«Creo que el presidente está pagando deudas políticas al senador Marco Rubio y al representante Mario Díaz-Balart», dijo a este diario el abogado estadounidense Robert Muse, quien tiene amplia experiencia en el estudio de las relaciones entre Washington y La Habana.

Gracias a su cercanía con el presidente, el uso de artimañas políticas y el empleo de sus influyentes puestos en el Congreso como moneda de cambio, ambos legisladores republicanos se convirtieron en los principales artífices del timonazo de la Casa Blanca.

«La nueva política de Trump hacia Cuba está dictada por consideraciones de política doméstica, no por intereses de política exterior», apunta William Leogrande, profesor de Gobernanza de la Universidad Americana. «El propio presidente dijo que estaba pagando una deuda política que siente con los cubanoamericanos conservadores por su apoyo en la campaña para las elecciones».

2. LOS CAMBIOS AFECTAN LOS PROPIOS INTERESES DE LOS ESTADOS UNIDOS Y DAÑAN AL PUEBLO CUBANO

En su afán por complacer a la ultraderecha de la Florida y desmontar el legado de su predecesor demócrata, Trump optó por afectar los intereses de amplios sectores en los Estados Unidos y reforzar la política de bloqueo que causa ingentes daños al pueblo de la Isla. Su frase «Estados Unidos primero» parece no aplicarse a Cuba.

«Los cambios son serios: no se permitirán transacciones con empresas cubanas vinculadas a las Fuerzas Armadas y los viajes educacionales de pueblo a pueblo vuelven a necesitar el auspicio de organizaciones», opina Phil Peters, presidente del Centro de Investigaciones sobre Cuba.

«Se trata de un retroceso hueco en relación con la normalización que da un golpe a la libertad de los estadounidenses de viajar, a nuestra seguridad nacional y a las personas en Cuba que ansían reconectarse con los Estados Unidos; todo para cumplir un favor político con una pequeña facción local», dijo el senador demócrata Patrick Leahy, favorable a los nexos, después de los anuncios de Trump.

Pero son muchos los sectores dentro de los Estados Unidos temerosos de que un deterioro de las relaciones con La Habana pueda afectar los avances en otras áreas. 

La Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAC) recordó la importancia del intercambio fluido que ha sostenido en los últimos años con la Academia de Ciencias de Cuba. Señaló que ambos países comparten clima, aguas y enfermedades. «La ciencia no tiene fronteras», aseguraron tras apuntar que continuarán enfocados en el intercambio con su contraparte cubana.

Grupos de agricultores criticaron la postura de Trump señalando que podría detener el incremento en las exportaciones hacia Cuba que, según Reuters, ascendieron a 221 millones de dólares en el 2016.

Esa cifra se alcanzó a pesar de que sigue prohibido por ley el otorgamiento de créditos para la compra de alimentos y se obliga a Cuba a pagar en efectivo.

Otra de las contradicciones que señalan los especialistas es el supuesto enfoque de la nueva política hacia la defensa de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Cerca de una docena de ex altos oficiales estadounidenses enviaron en abril una carta al asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, el general H. R. McMaster, para aconsejarle que cortar los lazos con la Isla tendría repercusiones para la seguridad de Estados Unidos y que la Isla puede ser un importante aliado en el enfrentamiento al narcotráfico y el manejo de emergencias.

3. LA IDEA DE SANCIONAR A LAS EMPRESAS VINCULADAS CON LAS FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS (FAR) Y LOS SERVICIOS DE SEGURIDAD E INTELIGENCIA CUBANOS ES UNA VIEJA ASPIRACIÓN DE LA ULTRADERECHA CUBANOAMERICANA

La aspiración de golpear a este sector es de vieja data entre los legisladores cubanoamericanos, que a pesar de sus éxitos en el fortalecimiento del bloqueo no han logrado ahogar a la economía cubana.

En junio del 2015, Marco Rubio presentó un proyecto de ley en el Senado para prohibir cualquier transacción con empresas del sector militar cubano.

Asimismo, el proyecto de ley del presupuesto de servicios financieros y gastos generales del gobierno para el 2017, aprobado en la Cámara de Representantes el año pasado, incluía una cláusula para lograr el mismo fin, defendida por Díaz-Balart.

Ambas iniciativas fracasaron en el Congreso por lo que los legisladores aprovecharon la oportunidad para incluir sus objetivos en el cambio de política de Trump.

Muchas de las empresas administradas por las FAR se encuentran entre las más eficientes y productivas del país, crean productos y servicios de alto valor agregado y emplean a cientos de miles de personas. Sus ganancias, a diferencia de lo que ocurre en otros lugares del mundo, se revierten en la calidad de vida del pueblo.

4. RUBIO Y DÍAZ-BALART CHOCARON CONTRA EL RECHAZO MAYORITARIO A SUS POLÍTICAS

Según reportaron medios estadounidenses como The Hill, los primeros borradores presentados a Trump con acciones contra Cuba incluían medidas mucho más severas, desde cortar por completo los lazos diplomáticos hasta volver a incluir a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Sin embargo, las ideas más radicales de Rubio y Díaz-Balart chocaron contra el inmenso apoyo a la política de acercamiento dentro de las propias agencias gubernamentales de Estados Unidos y en amplios sectores de ese país.

Durante los últimos meses más de 40 empresas vinculadas al negocio de los viajes, dirigentes de gigantes como Google y Marriot, congresistas de ambos partidos, organizaciones de la comunidad cubana, los principales medios de prensa estadounidenses, líderes políticos y sociales de todo el espectro e incluso varias entidades civiles desde la Isla, hicieron llegar al mandatario su deseo de que se mantuvieran los nexos entre Washington y La Habana.

«La Casa Blanca quedó atrapada entre la opinión pública, que favorece los viajes y el comercio, y sus concesiones a Rubio y Díaz-Balart», dijo a Granma Collin Laverty, presidente de la agencia de Viajes Educacionales a Cuba. «El presidente dijo que había “cancelado el acuerdo de Obama”, pero en realidad se quedó en los bordes porque sabe que la apertura de Obama fue popular».

5. OBAMA NO HIZO CONCESIÓN ALGUNA A CUBA

Una de las ideas defendidas por el presidente durante su discurso el viernes pasado fue la necesidad de acabar con supuestas «concesiones unilaterales» a Cuba por parte de Barack Obama, a partir de los anuncios del 17 de diciembre del 2014.

Sin embargo, en ninguno de los 22 acuerdos firmados en los últimos dos años se puede encontrar una sola medida que beneficie exclusivamente a Cuba.

Poder trabajar de conjunto ante un derrame de petróleo en el estrecho de la Florida; combatir el ciberdelito, el terrorismo o el narcotráfico, reforzar la seguridad en la navegación marítima o compartir experiencias en el enfrentamiento al cáncer, benefician por igual a Cuba y Estados Unidos.
Asimismo, los cambios limitados que hizo Obama a la aplicación del bloqueo tenían claros intereses políticos por parte de Estados Unidos y contenían una intencionalidad marcada de favorecer a determinados sectores de la sociedad cubana.

6. TRUMP DESEMPOLVÓ LA RETÓRICA DE LA GUERRA FRÍA

Si bien la mayor parte de las medidas anunciadas por Trump estaban dentro de los pronósticos de los analistas, la gran sorpresa de su presentación del viernes fue la retórica burda y ofensiva que utilizó contra Cuba, que se remonta a una época de Guerra Fría que ambos países habían comenzado a superar.

«No debería sorprendernos», opina el profesor e investigador del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos, de la Universidad de La Habana (Cehseu), Luis René Fernández, quien destaca el pasado del presidente como presentador de reality shows. «El motivo real de la retórica de Trump son las dificultades políticas internas que enfrenta y el escenario de Miami, donde estuvo rodeado por grupos ignorantes y reaccionarios».

La historia ha demostrado que incluso en las peores situaciones —co­mo la del periodo especial de los años 90 del siglo pasado a partir de la caída del campo socialista y el recrudecimiento del bloqueo—, Cuba sobrevivió y comenzó su recuperación de forma exitosa, señala el académico cubano. «Obviamente hoy estamos en mejores condiciones de enfrentar esta vieja y fallida política».

7. CUBA NUNCA HA NEGOCIADO BAJO PRESIONES

Cuba y los Estados Unidos tienen una larga historia de negociaciones, tanto secretas como públicas, que van desde la administración de John F. Kennedy hasta la de Barack Obama. Una constante ha sido la posición de La Habana de no ceder a presiones o chantajes, ni negociar aspectos de su soberanía.

«Cualquiera que conozca Cuba, sabe que apuntar con el dedo, señalar y amenazar no producirá ningún resultado», opina Laverty.

La Declaración del Gobierno Revolucionario, publicada tras el discurso de Trump, ratifica ese principio citando su pronunciamiento del 1ro. de julio del 2015 tras la entrega de las cartas para restablecer los nexos entre Cuba y Estados Unidos: «Estas relaciones deberán cimentarse en el respeto absoluto a nuestra independencia y soberanía; el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia de ninguna forma; y la igualdad soberana y la reciprocidad, que constituyen principios irrenunciables del Derecho Internacional, tal como refrendó la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en su II Cumbre, en La Habana». Y concluye «Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás».

8. NO TODAS LAS PUERTAS ESTÁN CERRADAS

Los especialistas consultados por Granma coinciden en que el cambio de política de Trump constituye un retroceso en las relaciones, pero todavía hay espacio para que los dos países continúen buscando canales de cooperación.

«A pesar de la retórica política, la administración Trump quiere trabajar con el gobierno cubano en áreas de interés mutuo, tales como la aplicación de la ley, la lucha contra el narcotráfico y la cooperación», asegura a este diario James Williams, presidente de la coalición Engage Cuba, que aboga en Washington por el levantamiento del bloqueo.

Hasta el momento, ninguno de los 22 acuerdos firmados entre los países en distintas esferas ha sido suspendido, señala el profesor William Leogrande como una señal de esperanza.

El académico cubano, Luis René Fernández, apunta que, a pesar de que Washington haya optado por regresar a una política fallida, Cuba continuará con éxito el proceso de actualización de su modelo económico, lo cual le abre muchas posibilidades.

9. EL CONGRESO: OTRO CAMPO DE BATALLA

Aunque el presidente tiene amplias potestades para dirigir las relaciones exteriores e incluso cambiar la aplicación práctica del bloqueo, las políticas agresivas contra Cuba están asentadas con fuerza en el Congreso.

En estos momentos hay varios proyectos de ley a favor y en contra de los nexos en el legislativo. Uno de los más adelantados es el que defienden el republicano Jeff Flake y el demócrata Patrick Leahy en el Senado para levantar todas las prohibiciones de los viajes.

No es la primera vez que se presentan iniciativas similares, pero en esta ocasión destaca el apoyo bipartidista, con más de medio centenar de copatrocinadores en el Senado.

«Cualquier política de disminuya la habilidad para viajar libremente a Cuba no está en los intereses de Estados Unidos ni del pueblo cubano. Es tiempo de que el liderazgo del senado finalmente permita un voto a mi proyecto de ley que levantaría totalmente estas restricciones arcaicas que no existen para ningún otro país del mundo», dijo el senador Flake en un comunicado después de los pronunciamientos de Trump.

Según Reuters, Flake considera que, de someterse a escrutinio, podría obtener hasta 70 votos favorables en el hemiciclo de 100 asientos. Un proyecto similar tendría que ser discutido en la Cámara de representantes, donde el balance no es favorable, pero sin dudas las condiciones son mucho más propicias que el año pasado.

«Ya estamos viendo un florecimiento de las críticas a esta nueva política por parte de los republicanos en el Congreso», refiere Williams. «Esperamos que esto sirva como catalizador para que el Congreso dé los pasos y remueva por completo las restricciones a los viajes y el comercio».

10. HAY QUE ESPERAR POR LAS REGULACIONES PARA SABER EL VERDADERO ALCANCE DE LAS MEDIDAS

La directiva política firmada por Trump deroga la anterior directiva del presidente Obama, define algunas líneas generales sobre cómo implementar las nuevas restricciones a los viajes y el comercio.

Sin embargo, ofrece plazos de 30 a 90 días, y otros indefinidos, para la publicación de las regulaciones específicas por las distintas agencias involucradas.

Hasta que no entren en vigor las medidas y se conozca la letra pequeña que regirá su implementación, resulta difícil conocer el alcance y posible impacto de las nuevas medidas de Trump.


COMPARTIR facebook